Pasar al contenido principal
Colombia: Trabajador denuncia amenazas de muerte tras revelar casos de corrupción en hospital de Cúcuta
Miércoles, Enero 23, 2019 - 13:00

Carlos Martín Rojas Carvajal, asesor de control Interno de gestión del Hospital Universitario Erasmo Meoz, de Cúcuta, aseguró que el gerente del hospital, Juan Agustín Ramírez Montoya, habría firmado un contrato con un primo hermano por más de $1.700 millones (US$ 541.321).

Hace un año Carlos Martín Rojas Carvajal se posesionó como asesor de control Interno de gestión del Hospital Universitario Erasmo Meoz, de Cúcuta. Por petición de varios de los funcionarios de la institución, comenzó a investigar algunas irregularidades en las que estaría incurriendo el gerente y representante legal de la entidad, Juan Agustín Ramírez Montoya. 

En medio de su investigación encontró un contrato por más de $1.700 millones (US$ 541.321) realizado a nombre de Jorge Emilio Parra Montoya, primo hermano de Ramírez Montoya. "Yo lo conozco y sabía que eran primos. Sin embargo, pedí varios conceptos a expertos para corroborar la información. Me remitieron al acto administrativo número 2 de 2015 que menciona que "ningún servidor púbico puede contratar a familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y está en conflicto de intereses", aseguró a El Espectador el asesor de la entidad hospitalaria. 

Halló otro contrato con más primos y un cuñado. Martín Rojas sostiene que si se suma el valor de todos estos contratos da un monto de $2.000 millones (US$ 636.848). Como parte del proceso, el 20 de septiembre de 2018, le comunicó a Ramírez Montoya, gerente del hospital, las irregularidades en las que estaba incurriendo. Esperó 12 días hábiles para una respuesta, sin embargo esta nunca llegó. Por eso decidió informarle a los entes de control.

"El 4 de octubre fui a la Procuraduría, el 18 a la Fiscalía y así sucesivamente con las otras entidades, como la Contraloría, la Secretaria de la Transparencia de la Presidencia de la República. En ese proceso pude reunirme personalmente con el auditor general de la república en Cúcuta. Le envié toda la información y él lo remitió a los órganos competentes", añadió el funcionario. 

Sin embargo, a raíz de todas estas denuncias Martín Rojas ha sido víctima de amenazas que, cada vez se van agudizando más. A su esposa, al igual que a él, le han llegado cartas y mensajes de Whatsapp en las que aseguran que los van a matar. "Mi esposa se quiere ir del país y mi mamá, una persona de avanzada edad, no duerme. Eso es terrible, mi único delito es hacer las cosas bien", dijo el cucuteño, quien aseguró que ha notificado su caso a la Defensoría del Pueblo, a la Fiscalía, a la Procuraduría y a la Unidad Nacional de Protección (UNP). 

En vista de que ninguna de estas entidades ha realizado alguna acción para su protección, Martín Rojas comenzó a contar su caso a través de las redes sociales. Allí hace, constantemente, un recuento de los procesos que ha emprendido y del estado en el que se encuentra cada uno. "La Policía me dio un número para notificarle una emergencia, pero no sirve. Anoche unos tipos, que ya tengo medio identificado, me siguieron y ahí mismo los llame. Timbré más de cuatro veces y no contestan, les envié mensajes y los leen pero no responde", cuenta el funcionario.

Martín Rojas asegura que tiene todos los papeles que comprueban y soportan cada una de las denuncias que ha hecho en contra de Juan Agustín Ramírez Montoya. Asegura que el gerente tenía pliego de cargos hoy y de manera sorpresiva se canceló la audiencia, sin ninguna explicación. Hace un llamado, nuevamente, a las autoridades para que sus denuncias sean escuchadas. 

Autores

El Espectador