Pasar al contenido principal
¿Cómo es Minari, la cinta surcoreana que postula a 6 premios Oscar?
Lunes, Abril 12, 2021 - 11:08

El film, producido por Brad Pitt, es un reflejo increíblemente conmovedor de los inmigrantes que intentan ganarse la vida, las dificultades de la asimilación, de la soledad.

En 1962, el gobierno surcoreano promovió la migración por motivos de trabajo y acordó contratos laborales con algunos países.

En 1982, punto álgido de esta emigración, unos 197.000 surcoreanos trabajaban fuera de su país.

Después de la caída del sector constructor en los países que los acogieron, en los años ochenta, estos trabajadores se dirigieron a otros países asiáticos, principalmente Japón, Indonesia, Malasia y Singapur, así como a otros países de la región del Pacífico.

A principios de los ochenta, otros flujos migratorios se encaminaron de nuevo a América Latina, especialmente a México. Entre 1980 y 1990 unos 35.000 coreanos salieron para ir a trabajar al extranjero. Estos datos forman parte del informe del Programa de Asuntos Migratorios.

En este flujo migratorio viajó la familia de Lee Isaac Chung (1978), cineasta coreano-estadounidense que toca la fama gracias a su película Minari: Historia de mi familia, la cual está nominada a seis premios Óscar -y ha obtenido otros galardones- en las categorías de mejor director, mejor película, mejor guion original, mejor banda sonora.

Además, su elenco conformado principalmente por Steven Yeun, hizo historia como el primer asiático-americano nominado a mejor actor; mientras que Youn Yuh-jung es la primera actriz coreana en recibir una nominación a la estatuilla dorada a mejor actriz de reparto.

Chung es hijo de inmigrantes coreanos. Creció en una pequeña granja en la zona rural de Arkansas y luego asistió a la Universidad de Yale, con especialización en Ecología. Durante su último año abandonó sus planes para la escuela de medicina y se dedicó a la realización de películas.

El padre del director realmente lo trasladó a él y al resto de su familia a otro estado para realizar sus sueños de ser un granjero, lo que lo llevó a comprar tierras agrícolas en los Ozarks (tierras altas del centro de los Estados Unidos).

Muchas de las historias y momentos de Minari se extraen de muchos de los recuerdos de la infancia de Chung. “Espero que lo que estamos presentando con esta película es que no somos un problema, somos seres humanos ante todo”, dijo Chung, quien también escribió el guion de este filme que ganó un Globo de Oro a mejor película en lengua extranjera.

Y, como el recuerdo de su niñez no se aleja de la trama de Minari, es necesario hablar del mismo título. Oenanthe javanica es una planta conocida como apio de agua o perejil japonés; se la usa mucho en la gastronomía asiática; en Corea la llaman minari.

“Es el tipo de planta que pones en los alimentos para dar un poco más de sabor”, dice Chung, a quien no le gustó cuando era niño, pero su abuela lo plantó en la granja de Arkansas donde creció el director.

E

Minari es una evocación ficticia de su infancia y la hierba se caracteriza por florecer donde otras plantas luchan, lo que hace más resistente.

Podría decirse que el nombre del filme es el más adecuado para una historia sobre la lucha por echar raíces, tal como lo hizo la familia de Chung.

“Hay un elemento de eso en la película porque crece de manera muy expansiva sin hacerle mucho. Es una planta poética en cierto modo para mí”, dijo a varios medios. Lee Isaac Chung El filme se desarrolla principalmente en la granja donde viven los cinco miembros familiares compuestos por Mónica, la mamá (Yeri Han), Jacob, el papá (Steven Yeun), Soonja, la abuela (Youn Yuh-jung) y los hijos: David (Alan S. Kim) y Anne (Noel Cho). Lo que pasa allí es visto a través de los ojos de David, de siete años.

Es una historia lírica, a veces divertida, sobre los lazos familiares, la identidad cultural y los problemas que los niños pueden tener con una abuela que aman, pero que a ratos es extraña y les produce vergüenza. La pareja de esposos decide mudarse al campo de Arkanzas desde California. El primer trabajo que tienen es de sexadores, aquella labor que consiste en determinar el sexo de los pollitos apretando esa parte para provocar que se abra su cavidad anal, donde están sus órganos sexuales. Pero él no se siente a gusto, quiere que su familia, en especial sus dos hijos, esté orgulloso de él. Es entonces que compra un gran terreno donde decide empezar de cero. La familia no se siente cómoda por el cambio.

La pareja empieza a tener roces porque existen deudas y David, tiene un problema de salud. Los niños no tienen amigos y están a la espera de su abuela, quien ha planeado unírseles desde Corea. Las cosas empeoran. Jacob, el padre, decide cultivar y tiene éxito, pero un incidente hace que las pocas esperanzas de generar dinero se esfumen.

La llegada de la abuela cambia la vida de la joven pareja y de sus hijos, especialmente porque en la “casa” donde viven es muy pequeña. Para los pequeños es una extraña, rara, dice malas palabras, es burlona, pero al mismo tiempo, ella es tierna y les enseña -a su modo- clases de vida.

Esta fusión de personajes hace que Minari sea una carta de amor a la familia. Es de esas historias familiares que dan forma a nuestra identidad. En la página web de la película, Chung indica que los argumentos de sus padres mientras crecía, se reflejan en la pantalla sobre todo en la tensión central y los enfrentamientos de Jacob y Mónica (la pareja de esposos).

Además, el jardinero interpretado por Will Patton es el espejo de un hombre de la vida real que trabajaba para el padre de Chung y arrastraba una cruz por la ciudad; las peripecias de la abuela también son un un recuerdo fiel de Chung.

Sin embargo, explica que Minari “no es una representación fáctica” de su infancia, aunque dice que está llena de resonancias reflectantes de su historia personal y el viaje de su familia. Minari es un reflejo increíblemente conmovedor de los inmigrantes que intentan ganarse la vida, las dificultades de la asimilación, la soledad que puede derivarse del desplazamiento y destacarse como “otros” en una zona rural de los Estados Unidos.

El filme también muestra una imagen extenuante de la fuerza trabajadora y lo difícil que puede ser debido a las limitadas oportunidades y medios financieros. El actor surcoreano Steven Yeun, famoso por su papel en The Walking Dead, quien emigró a Estados Unidos, habla sobre su papel de padre de familia en Minari.

“Él tomó la decisión de desarraigar a su familia para conseguir tierras. Fue una movida audaz porque quiso hacer su propia vida con su propia familia, quiso descubrir quién es y cuál era su propósito”. Si bien un núcleo familiar coreano está en el centro de la historia, la película logra la universalidad a través de algo más específico porque plantea y establece situaciones fáciles de identificar para explorar la dinámica de la familia y la inmigración.

En esencia, Minari recrea la resiliencia de una familia y la idea de que un hogar no es necesariamente un lugar.

 

Esta crítica fue hecha por Alex Carrillo Jaramillo - [email protected]

Autores

El Universo / Lifestyle