Pasar al contenido principal
Consejos para no enloquecer en el trabajo
Lunes, Marzo 28, 2016 - 09:29

La coach Andreia Rego entrega algunas claves para superar obstáculos, conflictos internos y hasta malas relaciones interpersonales.

Con las demandas urgentes del día a día, es importante saber lidiar con las diversas situaciones en el lugar de trabajo. De acuerdo con la coach Andreia Rego, uno de los principales puntos para reducir los problemas es la mantención del equilibrio emocional, con el fin de comportarse adecuadamente a las demandas del gerente, por ejemplo, o del área en la que trabaja. 

Con el objetivo es superar los obstáculos, conflictos internos y hasta malas relaciones interpersonales, la profesional elaboró cinco consejos para no enloquecer en alguna de estas situaciones.

1. Evite el descontrol. Descontrolarse no es bien visto en las empresas. "Cuando el trabajador percibe que está estresado por algún motivo, al punto de desmadrarse, es válido buscar al líder directo para acordar una alternativa, algunos días de vacaciones, una liberación del trabajo, pues es fundamental identificar los síntomas físicos y emocionales, y ver hasta dónde puede llegar su límite". De esta forma, su jefe sabe lo que le pasa y así la relación se vuelve más estrecha. Y el líder también debe ser un apoyo, reconociendo las señales de perturbación.

2. Sepa decir "no". "Si todo el tiempo sólo dice que sí, es bastante posible desarrollar una irritación interna, porque al final pierde la noción de prioridad y se da cuenta de toda las tareas", afirma la coach. Decir que sí queriendo decir que no, puede causar una acumulación de estrés, de acerdo con la frecuencia que ocurra. 

3. Realice pausas. Aunque parezca sin importancia, es crucial que se levante por cinco o diez minutos para tomar un café o agua, conversar con su colegar o mover las piernas. Esas pequeñas acciones causan alivio y reducen el grado de exigencia. 

4. Respete la mente y el cuerpo. Haga actividades físicas frecuentemente, tenga un hobby, encuentre amigos con quienes renovar energías y alimente el alma. Además, practique la respiración y meditación, que también contribuyen en la oxigenación del cerebro, aliviando a la persona del estrés. 

5. No reclame tanto. Ya habrá escuchado esa frase que dice que quien mucho reclama, poco hace. Es comprobadamente improductivo reclamar por todo y de todos. Es necesario, antes que nada, encontrar el lado positivo del tema. Si las cosas no están bien, calle. El principal cambio debe venir de usted. 

Si el ambiente de trabajo no le agrada y es hostil, si no hay motivación para continuar en un lugar donde no es escuchado y tratado con respeto, cree alternativas y construya su camino, abriendo las puertas a algo nuevo.

Foto: Pixabay

Administradores.com.br

Autores

Redacción Administradores