Pasar al contenido principal
Crean dispositivo capaz de detectar 17 enfermedades con la respiración
Jueves, Diciembre 29, 2016 - 15:07

De momento, el aparato desarrollado por el Israel Institute of Technology sólo es preciso al 86%, por lo que hace falta esperar.

Antonio Sabán, ThinkBig. Partiendo de la base de que muchas enfermedades producen sustancias que se adhieren a la respiración, muchos científicos investigan activamente cómo detectar esas sustancias para reducir el tiempo y el coste de los diagnósticos que actualmente se realizan en sanidad. La fibrosis quística, por ejemplo, genera en los pacientes la generación de cuatro veces la cantidad de ácido acético corriente que presenta la gente sin problemas.

Un grupo de investigadores del Israel Institute of Technology han seguido estos principios y han desarrollado un dispositivo que analiza el aliento de los pacientes y de él es capaz de extraer hasta 17 enfermedades, de una sola vez. Para ello, presenta una formación de nanopartículas de oro con una tamaño minúsculo fusionados con tubos similares de carbón, lo que genera una red  que interactúa de manera programada ante los 100 compuestos que las personas emiten cuando respiran, más allá de las sustancias clásicas como oxígeno o dióxido de carbono.

Cada enfermedad tiene su sello, como el ADN de cada persona o las huellas dactilares, y con una variación de la composición del 13% es suficiente para la detección de la enfermedad. Para las pruebas se han analizado 2.800 alientos de más de 1.400 pacientes que sufren al menos uno de los 17, dependiendo de si tenían cáncer, inflamación o problemas neurológicos. Tras ello, el analizador producía datos cuantificables sobre los elementos que detectaba y su cantidad.

Como no podía ser de otra manera, la inteligencia artificial ayuda aquí a detectar patrones de concentración en las composiciones. La probabilidad de detectar una de esas 17 es del 86%, según los datos recabados. Sin embargo, para ser considerado para usos médicos, la precisión debe estar más cerca del 99% que de las cifras actuales, aunque el hecho de que exista de este modo, relativamente pequeño y económico, ya supone un gran paso adelante para la medicina.