Nuevo York. Los aranceles comerciales en represalia de China ayudaban a dar un impulso moderado al dólar estadounidense este miércoles, mientras la libra esterlina se hundía a un mínimo de 11 meses por las preocupaciones sobre la salida británica de la Unión Europea sin un acuerdo entre las partes.

China aplicará aranceles adicionales de 25% sobre importaciones de productos estadounidenses desde petróleo y bienes de acero a automóviles y equipamiento médico valorados en US$16.000 millones, dijo el Ministerio de Comercio, en una escalada de la disputa comercial entre las dos mayores economías mundiales.

La medida de Pekín respondió a una medida similar de Washington, que este martes anunció que el 23 de agosto comenzará a aplicar aranceles de un 25% sobre bienes importados desde China por un valor de US$16.000 millones.

"Con las noticias de los aranceles de represalia de China, se está produciendo un movimiento hacia la compra de dólares en este momento", dijo Bipan Rai, jefe de estrategia de FX en CIBC Capital Markets en Toronto.

Las tensiones comerciales se han visto como positivas para el billete verde, ya que se considera que la economía estadounidense está mejor posicionada que los mercados emergentes para manejar las disputas.

El índice dólar subía 0,02% a 95,234, tras trepar hasta los 95,417, cerca del máximo en más de un año a 95,652 del 19 de julio. Al indicador que mide al dólar frente a una cesta de seis monedas relevantes le está costando superar el nivel de 95,5 tocado varias veces en los últimos dos meses.

El yuan se debilitaba 0,23% a 6,8345 unidades por dólar.

En tanto, la libra se desplomaba y alcanzó su nivel más bajo en casi un año contra el dólar y el euro, ya que los mercados aumentaban las apuestas a que Reino Unido abandonará la Unión Europea sin lograr un acuerdo con Bruselas.

El yen se apreció tras reportes de que miembros del directorio del Banco de Japón discreparon sobre cuánto deberían permitir que se alejen las tasas de interés respecto a la meta del banco central.