Sidney. Las acciones de Asia registraron este lunes su mayor salto en siete semanas, impulsadas por sorpresivos datos de manufacturas en China y las esperanzas de que la flexibilización de política monetaria de Estados Unidos de esta semana será considerable.

La demanda de los inversores por activos más riesgosos era palpable en los mercados. Los bonos del gobierno cayeron, los precios de los commodities y las monedas subieron, el dólar de Estados Unidos cayó a un mínimo de 15 años frente al yen.

Un alza en el valor del dólar de Estados Unidos contra el yen en las primeras operaciones en Asia provocó especulaciones de que Tokio había intervenido para vender yenes. Pero el alza fue breve, por lo que los operadores rápidamente sospecharon que el movimiento se debió a un error del sistema.

Sin embargo, los inversores estaban nerviosos de que las autoridades japonesas puedan intervenir pronto dado que el dólar está cambiando de manos a 80,45 yenes, cerca del récord mínimo de postguerra de 79.75 yenes.

Los sondeos apuntan a que el saludable crecimiento de las manufacturas tanto en China como en India llevó al índice MSCI de acciones de Asia sin considerar a Japón a ganar un 1,7% al inicio de la tarde de Asia, su mayor avance en un día desde el 13 de septiembre.

El crecimiento de las manufacturas en China alcanzó un máximo de seis meses, mostró el índice de gerentes de adquisición, sugiriendo que la segunda mayor economía del mundo sigue ganando fuerza aún cuando Estados Unidos y la mayor parte de Europa languidecen.

Los inversores esperan que la Reserva Federal de Estados Unidos dé a la economía una inyección de efectivo, una política conocida como flexibilización cuantitativa. Muchos esperan que la Fed ofrezca comprar US$500.000 millones de deuda del Tesoro durante cinco meses.

"La flexibilización cuantitativa es lo que concentra la atención del mercado. Eso nos hará salir del atolladero", dijo James Holt, un especialista de inversión en BlackRock, el mayor administrador de fondos del mundo.

La Fed se arriesga a alentar a los inversores a vender dólares estadounidenses y comprar commodities, en parte bajo la creencia de que la medida fomentará el crecimiento.

El índice del dólar estadounidense estaba bajo presión a 76.838. Si cae por debajo de su mínimo de 76.709 del 25 de octubre podría presagiar más pérdidas, dicen analistas.

La posibilidad de más debilidad del dólar hizo a los commodities basados en dólares más atractivos. La plata spot saltaba a un máximo de 30 años, el paladio alcanzaba un récord de nueve años, el oro subía a un pico de dos semanas y el petróleo se acercaba a los 82 dólares por barril .

Pese al crecimiento que se registra en Asia, Japón mata la tendencia. La segunda mayor economía de Asia está luchando con una deflación y el crecimiento le resulta elusivo.

Una recuperación del 13% del yen este año frente al dólar ha pesado sobre el sector exportador, una gran fuerza que impulsa la economía.

Las preocupaciones económicas subrayan una caída de un 0,5% en el índice Nikkei este lunes. En el año, es el mercado de peor rendimiento, luego de caer un 13% en comparación al alza del 11% del índice MSCI sin Japón.