Sidney. Las acciones de Asia cayeron este lunes a su menor nivel en más de una semana, lideradas por un retroceso del 2% en Shanghái mientras las escasas de operaciones de fin año exageran cualquier movimiento, a lo que se suman las crecientes tensiones en la Península de Corea.

El euro retrocedió a un mínimo de dos semanas después de la rebaja del índice de crédito de Irlanda en cinco niveles por parte de Moody's la semana pasada y el fracaso de los líderes europeos al garantizar a los mercados que controlarán la crisis de deuda en el corto plazo.

Mientras se acercan las fiestas de final de año, los compradores son difíciles de hallar, ya que tomaron sus ganancias cuando las acciones de Asia alcanzaron un máximo de dos años y medio la semana pasada.

Las acciones de Asia, medidas por el índice MSCI bajaron un 0,5%, luego de haber caído previamente a mínimos que no se veían desde el 8 de diciembre, mientras que el índice que excluye a Japón cedió un 0,8%.

A pesar de las amenazas de guerra de Pyongyang, Corea del Sur lanzó este lunes ejercicios militares con municiones reales en una disputada isla después de que una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU no logró un acuerdo para finalizar la crisis.

Los mercados de acciones desde Australia a Singapur estaban en rojo, con el índice Nikkei de Japón cayendo un 0,8%, el índice Hang Seng de Hong Kong retrocediendo un 1% y el KOSPI de Corea del Sur cediendo un 0,7%. El índice de Shanghái perdió un 1,8%, luego de haber bajado cerca de un 3%.

"Vemos una típica caída de final de año, más las preocupaciones sobre el endurecimiento de las medidas del Banco Popular de China un rendimiento opaco del mercado hasta el próximo año", dijo el operador de Shanghai Securities Zheng Weigang.

Incluso las grandes mineras como BHP Billiton borraban sus ganancias para cerrar el día con un nivel menor a medida que los precios de los commodities bajan.

El cobre, que estuvo cerca del récord alto en la Bolsa de Metales de Londres, subía un 0,9% a US$9.145 la tonelada. Anteriormente, subió hasta US$9.257,50, cerca del récord máximo de US$9.267,50 fijado la semana pasada.

El petróleo de Estados Unidos se mantenía estable en 88 dólares el barril.

El euro a la saga. El euro bajó a un mínimo de dos semanas en 1,3125 y parecía listo para poner a prueba el piso de 1,3100 ó 1,390, mientras el dólar avanzaba un 0,1% frente a una canasta de grandes monedas.

"El dólar generalmente está apoyado en esta mañana por las tensiones en la península de Corea y por la preocupaciones sobre los problemas de deuda de Europa, dijo Tsutomu Soma, gerente de alto rango en Okasan Securities.

"El euro ha estado bajo presión, especialmente desde que la deuda de Irlanda bajó de calificación la semana pasada (...) La presión de venta podría aumentar si el euro baja más de 1,3 dólares.

EL dólar estaba en la parte alta de la banda, sin embargo, la rentabilidad de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años cedió 2,7 puntos bases en el día hasta un 3,311%, una baja del máximo de siete meses de 3,568 por ciento establecido la semana pasada.