Hong Kong. Las acciones de Asia subieron este viernes por quinto día, con los papeles relacionados con materias primas ayudando a los mercados regionales a lograr un rendimiento superior al de otras partes del mundo esta semana, luego de que la medida de la Reserva Federal revivió el apetito por el riesgo.

Se prevé que el reporte de nóminas de pago de Estados Unidos para octubre, que debe entregarse más adelante este viernes, refleje un crecimiento de 60.000 empleos, que pese a ser una cantidad relativamente baja será el primer aumento desde mayo y probablemente será suficiente para mantener el apetito por el riesgo.

El plan de compra de bonos del Tesoro por US$600.000 millones de la FED revelado este miércoles ha resultado en un interés por acciones de mercados emergentes y materias primas.

También ha provocado un cambio en un largo debate sobre las apuestas respecto a que la inyección de dólares baratos mantendrá el comercio activo de reflación.

"Lo que ha hecho la QE2 (segunda flexibilización cuantitativa) es que agregó confianza a nuestra visión", dijo Shane Oliver, director de estrategia de inversor de AMP Capital en Sídney.

"Nosotros aumentamos nuestra exposición a Asia y los mercados emergentes. La QE2 brinda más confianza de que el flujo de capital a los mercados emergentes continuará y agregará más liquidez a los mercados de activos", dijo Oliver, quien ayuda a administrar inversiones por US$100.000 millones.

Las consecuencias finales del QE2 están claras para muchos analistas, es decir, mayor riesgo de controles de capital en los mercados emergentes, burbujas de precios de activos y aceleración de la inflación.

Por ahora, sin embargo, los inversores han puesto el dinero a trabajar en búsqueda de retornos altos y se preocuparán de las consecuencias después.

"La cobertura de las posiciones en corto es el principal motor de las ganancias de hoy, pero los inversores extranjeros parecen estar escogiendo acciones de compañías que son sensibles a los ciclos económicos, como casas de correduría, luego de la remontada del petróleo y el oro", dijo Hiroaki Kuramochi, jefe del principal agente de mercados de Tokai Tokyo Securities en Tokio.

El índice MSCI de acciones de Asia Pacífico sin considerar a Japón, subió un 0,9%, liderado por un avance del 2% en los sectores de materiales y energía.

El índice del dólar estadounidense, una medición de su rendimiento contra una canasta de otras seis grandes divisas, se mantuvo cerca de un mínimo de 11 meses, mientras que el euro caía a 1,4191 dólares, luego de haber subido hasta su nivel más alto desde enero durante la noche en 1,4283 dólares.

La debilidad crónica del dólar ha sido el factor principal del alza de los precios de las materias primas.

Los futuros a tres meses del cobre operaban con un alza del 1,5% en la Bolsa de Metales de Londres hasta su nivel más alto desde julio del 2008, luego de haber avanzado un 20% sin pausas desde agosto.

Los futuros del petróleo también subían, el contrato para diciembre ganaba un 0,5% hasta 86,88 dólares el barril. El petróleo para diciembre podría intentar superar al máximo del 3 de mayo de 87,15 dólares el barril durante el día, nivel sobre el que el petróleo estaría en su máximo desde octubre del 2008.

El oro avanzó hasta un nuevo máximo récord de 1.394 dólares la onza y luego los especuladores retiraron sus ganancias, llevando al metal a retroceder un 0,3 por ciento en el día hasta 1.387,96 dólares.

El oro ha subido un 27% hasta el momento este año, beneficiándose de la inflación y su relación inversa con el rendimiento del dólar.