Londres.  Las acciones europeas cerraron este lunes en alza gracias a unos datos tranquilizadores sobre la recuperación económica que compensaron los temores por la deuda pública de la zona euro.

En tanto, el sector automotor se vio apoyado por noticias sobre una posible fusión en la industria.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales bolsas europeas cerró con una subida del 0,8% a 1.112,30 puntos, tras haber caído durante tres sesiones consecutivas. El índice cayó un 0,7% la semana pasada, pero está un 72% por encima de su mínimo histórico de marzo del 2009.

"No me sorprende que el mercado haya subido. Hay una recuperación en marcha en Estados Unidos y en Europa, aunque más en algunos países que en otros", dijo Dean Tenerelli, gestor de fondos de T Rowe Price en Londres.

"Ha sido una buena temporada de resultados. La rentabilidad es buena (...) Olvida de dónde venimos. Mira las valoraciones", añadió.

Las ventas minoristas estadounidenses subieron más de lo esperado en octubre en su mayor avance en siete meses, lo que supone una mayor evidencia de que la economía vuelve a fortalecerse tras la débil recuperación del verano boreal.

Las acciones del sector automotor subieron por movimientos de consolidación. El fabricante alemán de camiones MAN y su rival sueco Scania mantienen conversaciones sobre una posible fusión, en una operación que podría acabar con Volkswagen haciéndose con el control de ambas.

Las acciones de MAN, Scania y Volkswagen subieron un 6,2%, un 1,4% y un 2,8%, respectivamente.

Los papeles mineros también subieron, encabezados por los de BHP Billiton, que avanzaron un 1,8%, luego de que la empresa canceló su oferta de US$39.000 millones por la firma canadiense Potash Corp.

A lo largo de Europa, el índice británico FTSE 100, el alemán DAX y el francés CAC40 subieron entre un 0,4% y un 0,9%.

La zona euro presentó un superávit comercial mayor al esperado en septiembre, debido a que el crecimiento de las exportaciones superó el aumento de las importaciones sobre una base anualizada.

Las preocupaciones sobre la deuda de la zona euro cedieron luego de que el diario Irish Independent dijo que Irlanda estaba considerando pedir prestado dinero del fondo de emergencia de la Unión Europea para asistir a sus bancos, en un intento por desviar la amenaza de un rescate estatal.