Buenos Aires. Las acciones y los bonos argentinos caían este lunes afectados por la cautela de los inversores a apostar por activos de riesgo, luego de que se reavivaran los temores sobre el futuro económico de algunos países de la zona euro.

Los negocios se desarrollaban en un clima tranquilo y con un volumen lento de operaciones en los distintos segmentos del mercado financiero local, dijeron operadores.

"La semana comienza con una nueva corrección a la baja en los principales mercados. Las presiones para que Portugal acepte un rescate de la UE -Unión Europea- y el FMI -Fondo Monetario Internacional- son cada vez más fuertes", dijo la consultora Portfolio Personal.

"Bajo este clima, la plaza local estará guiada por la performance (desempeño) del contexto externo", agregó.

A las 1540 GMT, el índice líder Merval, que mide los movimientos de las 17 principales acciones de la bolsa de Buenos Aires, caía un 0,96% a 3.512,1 puntos, donde destacaba la baja del 4,47% en los títulos del Banco Hipotecario.

Por su parte, los bonos en la plaza extrabursátil local bajaban en promedio un 0,4%. En el mercado de bonos, destacaban las bajas de la deuda nominada en dólares, donde el "Par" caía un 0,78%.

El riesgo país argentino, medido por el banco JP Morgan y que compara el rendimiento de los bonos locales con sus similares de Estados Unidos, subía cuatro puntos básicos a 495 unidades.

"Las rentas locales permanecen atractivas y auguran firmeza en las cotizaciones, atento a la estabilidad de las divisas, que se prolongaría a corto plazo dadas las reservas del Banco Central", dijo la consultora VatNet financial research.

"Sin embargo, a largo plazo la expansión monetaria repercutiría sobre los precios y por ende sobre el tipo de cambio; la entidad prevé un crecimiento de M2 del 28 por ciento para el año y las operaciones de mercado abierto sólo permitirían absorber un 60% de la misma", agregó.

Según datos provisorios del Banco Central, las reservas internacionales totalizaron US$52.111 millones al viernes.

En el mercado cambiario, el peso argentino registraba una jornada de estabilidad, con un menor número de negocios que en sesiones previas, dijeron operadores.

El peso en el circuito informal, donde no interviene el Banco Central con negocios de regulación y la cotización fluctúa por la oferta y demanda, subía un 0,06% a 4,1175 pesos, mientras que en la plaza regulada se mantenía estable a 3,9775/3,98 unidades por dólar.