Shenjiaying, China. El inhóspito paisaje invernal del norte rural de China es el hogar menos probable de algunos de los beneficiados de la persistente inflación en el país: agricultores cuyos ingresos están aumentando a la par con los precios de los alimentos.

En las calles de tierra del pueblo Shenjiaying, a dos horas de auto al norte de Pekín y pasando por la Gran Muralla China, personas como el productor de vegetales Ma recogen los beneficios de un problema que preocupa a todo el gobierno.

"La inflación ha sido buena para nosotros, ya que cuanto más altos los precios, más ganamos nosotros", dijo a Reuters Ma, de 49 años, transpirando dentro de un invernadero de plantas aromáticas como apio, cebollines e hinojo.

Sus seis invernaderos entregan 500 kilos de vegetales cada semana a clientes en Pekín, y él apenas puede seguirle el ritmo a la demanda, por lo cual quiere duplicar la producción este año y con el tiempo comprar sus propios vehículos de entrega.

"Nuestros clientes dicen que estos son los mejores vegetales que han probado", dijo Ma orgullosamente.

El gobierno ha prometido reiteradas veces contener la inflación, una fuente de malestar social en el pasado y una gran preocupación para el Partido Comunista en el poder, que valora la estabilidad por sobre todas las cosas.

Si bien la inflación disminuyó en diciembre a una tasa de 4,6% anual, se espera que este mes vuelva a su nivel más alto en más de dos años, y los economistas advierten que la presión de precios seguirá en aumento.

Pero hay un hecho destacable. La naturaleza de la inflación de China es que ha sido causada casi exclusivamente por los costos de los alimentos, lo cual proporcionó un incremento a los ingresos agrícolas, que quedaron a la zaga de los ingresos de zonas urbanas durante las décadas de auge económico.

Los ingresos rurales aumentaron un 10,9% en 2010, superando el incremento de un 7,8% de los ingresos urbanos. Fue la primera vez en 27 años que en China al sector rural le fue mejor que a la ciudad.

Como señal de que esta tendencia podría estar intensificándose, el repentino aumento de la demanda de alimentos previo al Año Nuevo Lunar hizo subir los precios mayoristas de vegetales hasta un 12,6% sólo en la pasada, según el ministerio de Comercio.

Es un equilibrio delicado para el gobierno, que asegura que controlar la inflación es una de las prioridades para este año, pero que además quiere aumentar los ingresos rurales.

Para Ma, su empresa agraria ayudó a su familia a incrementar los ingresos casi un 15%, llegando a 70.000 yuanes (US$10.630) el año pasado y los invernaderos generan márgenes de ganancia promedio de un 20%.

"Estamos vendiendo a un precio bastante bueno y con la llegada del Festival de Primavera los precios mejorarán aún más", agregó, refiriéndose a las fiestas del Año Nuevo chino.

Pese al alza de ingresos rurales de los últimos años, el Partido Comunista, que llegó al poder gracias al descontento rural, aún tiene mucho de que preocuparse en el campo.

La brecha con los ingresos urbanos sigue siendo amplia, los crecientes costos escolares, universitarios y de salud siguen estando fuera del alcance de muchas familias, y muchos aldeanos han estado perdiendo tierras de arado sin contar con una red de seguridad social que los proteja durante su vejez.

No todo es bueno. La inflación también ha afectado las vidas de los agricultores de formas menos positivas.

Zhang Yizhi, otra residente de Shenjiaying, se beneficia con el alza de precios de los vegetales y otros productos, pero está menos segura de que el impacto general haya sido bueno para ella y las vacas que cría para complementar sus ingresos.

"Es difícil decir si nos debe gustar la inflación o no", dijo Zhang, tomándose un receso de cortar hojas de hinojo.

"Por supuesto que nos sentimos felices cuando los precios de la leche suben, pero el precio del alimento ha aumentado más rápido aún, de modo que ganar dinero nos resulta aún más difícil", dijo, agregando que estimó pérdidas de 30.000 yuanes el año pasado con el alimento para sus vacas.

El diario Agrícola, el periódico oficial del ministerio de Agricultura, advirtió esta semana que los productores no estaban percibiendo las ganancias que muchos asumían por el aumento de precios.

"Podemos ver que la ganancia de productores, mayoristas y minoristas está distribuida de forma despareja. En términos generales, los agricultores deben invertir mucho dinero y tiempo, pero la ganancia que obtienen es comparativamente baja", decía el diario en un comentario de primera plana.

Los agricultores aún no ganan suficiente dinero con los cultivos y el gobierno debería acoger el aumento en los precios de los alimentos, dijo Xu Xianglin, economista de la Escuela Central del Partido Comunista.

"Con el cultivo de trigo, un agricultor puede ganar aproximadamente 30 yuanes al día según el estado actual de los precios de compra. Pero si va a trabajar a una obra en construcción, puede ganar 50 yuanes al día", dijo Xu.

Varios oficios. Liu Guizhang, de Shenjiaying, es uno de estos aldeanos que ya no se basan en la agricultura para subsistir, sino que además trabaja como obrero de la construcción en verano y en los invernaderos durante los duros y secos inviernos.

La familia de Liu solía cultivar maíz, pero ahora alquila su tierra para invernaderos de cultivo de vegetales por 3.500 yuanes al año. Cobra 90 yuanes al día como obrero y 40 yuanes al día por su labor en un invernadero.

"Creo que mis ingresos son más altos que antes cuando sólo me dedicaba a la agricultura. Puedo ganar 20.000 yuanes al año. Mis ingresos eran mucho más bajos cuando sólo dependía del cultivo de maíz", dijo Lui, de 60 años.

Su esposa, Zhang Yuhua, está orgullosa de su casa nueva en el pueblo, equipada con micro ondas, heladera, baño dentro de la casa y radiadores.

"Me he enterado de este asunto de la inflación y sé que los precios de los vegetales están subiendo. Gano entre 1.000 y 2.000 yuanes al mes ahora, más que antes pero sigue sin ser mucho", dijo Zhang.

Incluso Ma, con su actitud a favor de la expansión comercial, admite algunas preocupaciones en cuanto a la inflación.

"Por supuesto que va a afectar mi negocio. Los costos del transporte y el precio del aceite están en aumento. Los costos de mano de obra subieron un poco. Está afectando mi negocio en estas áreas", concluyó.