Buenos Aires. El ministro de Economía de Argentina, Amado Boudou, dijo este lunes que se superaron los US$100 millones de adhesión en la operación del canje de deuda impaga por US$6.100 millones que se lanzó como remanente en la parte final de diciembre.

"Todavía estamos procesando" órdenes, explicó el funcionario ante periodistas, pero las mismas son "por mas de US$100 millones(...) Va a ser un número superior a este, pero ya podemos dar esta cifra que tiene que ver con el plan de desendeudamiento".

La mayoría de estos bonos incumplidos están en manos de los llamados fondos buitres -por unos US$4.000 millones-, quienes tienen juicios abiertos contra el Estado argentino para recuperar todo el capital.

Originalmente el gobierno de la presidenta Cristina Fernández dijo tener por objetivo la adhesión de unos US$100 millones, con lo cual la administración central supera las expectativas.

Este canje, lanzado por menos de dos semanas, cerró el jueves, mientras que un día antes concluyó otro canje con bonos Brady, donde se consiguió una aceptación de casi un 81%.

Argentina concluyó en junio un canje de deuda soberana incumplida por hasta US$18.300 millones que logró una alta aceptación y que, sumado a una reestructuración del 2005, normalizó en torno a un 92% de los bonos por US$100.000 millones que cayeron en moratoria en el 2001/2002.

El gobierno espera mostrar que tiene voluntad de resolver completamente el tema de la deuda impaga, que ha impuesto duras pérdidas a los acreedores, para reinsertarse en los mercados globales y volver a emitir deuda.