Lima. Analistas y empresas financieras elevaron a un 8,5%, desde un 8%, su previsión para el crecimiento económico de Perú este año, en medio de una ágil expansión de la demanda interna y de las inversiones, mostró un sondeo del Banco Central.

Perú ha anotado en los últimos meses una seguidilla de cifras mensuales cercanas a los dos dígitos, que lo encaminan a ser este año uno de los países de mayor crecimiento del mundo, tras la débil expansión de 0,9% en el 2009 por la crisis financiera global.

Perú ha anotado en los últimos meses una seguidilla de cifras mensuales cercanas a los dos dígitos, que lo encaminan a ser este año uno de los países de mayor crecimiento del mundo, tras la débil expansión de 0,9% en el 2009 por la crisis financiera global.

La nueva estimación de los agentes y analistas financieros coincide con la proyección del gobierno.

Para el 2011, los analistas y agentes financieros también incrementaron su estimación para el crecimiento económico local a un 6,3%, desde el 6% anterior, agregó la encuesta.

Pese al arrollador crecimiento -en septiembre, por ejemplo, la economía se expandió un 10,4%-, la inflación permanece en niveles benignos y dentro del rango meta del Banco Central de entre un 1% y un 3%.

Ante ese panorama, los agentes económicos redujeron su expectativa de la inflación para este año a un 2,4%, desde el 2,8% del sondeo previo.

Perú registra la inflación más baja de Latinoamérica, al acumular un alza de los precios al consumidor de un 1,89% en lo que va del año.

El presidente de la autoridad monetaria, Julio Velarde, estimó recientemente que el país sudamericano despediría el año con una inflación inferior al 2,5%.

Para el 2011, los analistas y empresas financieras estiman un alza de los precios del 2,5%, similar a la del sondeo previo.

Por el lado del tipo de cambio, los analistas prevén que la moneda peruana, el sol, cerrará el año en las 2,80 unidades por dólar, desde las 2,77 unidades de la encuesta anterior.

El sol ha recortado recientemente su avance anual a un 2,25%, debido a que el dólar se ha apreciado a nivel global apuntalado en parte por los problemas de deuda en la zona euro.

La moneda peruana se llegó a apreciar hasta casi un 4% este año, apoyada por los buenos fundamentos de la economía local.