Caracas.- Venezuela está alertando a hospitales y pensionados antes de un apagón de transacciones en línea de 24 horas que comenzará este domingo, una medida que podría paralizar y aumentar el caos en un país donde la escasez de efectivo y la hiperinflación hacen que boletas de estacionamiento y propinas se paguen mediante transferencias digitales.

La medida está destinada a dar tiempo a los bancos para que se preparen antes del lanzamiento de una nueva divisa que eliminará cinco ceros de la moneda el 20 de agosto para simplificar las transacciones diarias, algunas de las cuales tienen demasiados números para que puedan procesarlas las cajas registradoras, máquinas de tarjetas bancarias y calculadoras.

En una conferencia de prensa desde Caracas este jueves, el ministro del Interior Néstor Reverol dijo que los bancos deben establecer planes de contingencia para sus clientes durante el apagón en línea.

Los límites de compras diarias y mensuales establecidos por el regulador bancario significan que muchos venezolanos no pueden procesar sus tarjetas por cuentas grandes pese a tener los fondos y quedan bloqueados de sus cuentas antes de fin de mes, lo que los obliga a depender únicamente de las transferencias en línea.

Los hospitales, que a veces requieren que varios miembros de la familia y amigos se presenten y pasen sus tarjetas para eludir los límites al final de una gran factura, recibirán la orden de admitir casos de emergencia, dijo Reverol. Los pensionados también recibirán dispositivos especiales para acceder a sus fondos.

Sin la disposición de implementar las duras medidas necesarias para estabilizar la economía, como reducir los subsidios a los combustibles, Maduro ha estado recurriendo a políticas como la manipulación de la moneda que, básicamente, solo busca ocultar el problema.

 La inflación, que podría alcanzar el 1 millón% este año, y una profunda depresión han forzado al presidente Nicolás Maduro a comenzar a desmantelar los controles de divisas que han dejado a los ciudadanos desesperados por alimentos y medicinas.

La aguda escasez de papel moneda en el país se ha sumado a la miseria de los venezolanos, que dependen del efectivo para el transporte público, la gasolina y la compra de alimentos subsidiados. Los ciudadanos desesperados ahora pagan recargos que parten desde alrededor un 200% por el papel moneda en Caracas.