Buenos Aires. Argentina dijo este jueves que alcanzó una adhesión de US$156,181 millones en la operación de canje de deuda impaga por US$6.100 millones reabierta brevemente en la parte final de diciembre, con lo que superó las expectativas del gobierno.

El ministro de Economía, Amado Boudou, señaló que hubo más de 1.000 presentaciones, de las que el 52% fue de tenedores locales de bonos y el 48% de tenedores extranjeros.

"Hemos superado las expectativas en una operación de fuerte carácter simbólico", dijo Boudou.

Al lanzar la operación, el gobierno de Cristina Fernández dijo que tenía el objetivo de lograr la adhesión de bonistas por US$100 millones, ya que la mayoría de estos bonos -cerca de US$4.000 millones- están en manos de los llamados fondos buitres, que tienen juicios abiertos contra el Estado argentino para recuperar todo el capital.

"El primer acreedor que hizo juicio (a Argentina) entró en el canje", añadió el ministro.

Este canje fue abierto por menos de dos semanas luego de que también en diciembre se cerrara una operación de bonos Brady en la que se consiguió una aceptación de casi un 81%.

Argentina concluyó en junio un canje de deuda soberana incumplida por hasta US$18.300 millones que logró una alta aceptación y que, sumado a una reestructuración del 2005, normalizó aproximadamente un 92% de los títulos por US$100.000 millones que cayeron en moratoria en el 2001/02.