Buenos Aires.- Argentina deberá renovar mañana martes Letras del Banco Central (Lebac, títulos de deuda) equivalentes a unos US$28.000 millones y a decir de expertos, las autoridades monetarias tendrán que transmitir confianza entre los inversionistas.

Según analistas, la capacidad que tenga la autoridad monetaria para lograr que se renueven estos instrumentos de deuda influirá en el tipo de cambio, en medio de una volatilidad que ha llevado a que el dólar roce los 24 pesos por unidad, su máximo histórico.

La volatilidad cambiaria acentuada en las últimas dos semanas en Argentina ha conllevado a que el Banco Central (BCRA) eleve 675 puntos básicos la tasa de política monetaria (tasa de interés de referencia) hasta llevarla al 40%, para tratar de mantener las inversiones en el país.

Para el analista financiero Christian Buteler, citado por el diario local "El Cronista", la decisión más inteligente que pueden tomar los inversionistas es continuar con las Lebac, dada su alta tasa de interés y su ritmo de crecimiento.

"Entre la tasa y el dólar, me quedo con la tasa. La tasa de la Lebac ya ofrece niveles de 4% mensual y no creo que el dólar pueda seguir escalando más del 4% mensual", dijo.

"No creo que tenga mucho más recorrido el tipo de cambio, pero para ello se necesita un mensaje fuerte por parte del Banco Central de que el dólar no va a subir más", consideró Buteler.

La tasa de las Lebac se ubica entre 40 y 50% anual, y en algunos casos, como el pasado viernes, alcanzó el 70%, motivando una rápida intervención del BCRA que finalmente logró bajar este índice al 47%.

"En estos momentos la tasa es de 46% anual. Claramente no es una tasa de equilibrio que pueda ser sostenida por el Banco Central por mucho tiempo", explicó por su parte Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones, citado por "El Cronista".

"Creo que para los inversores más arriesgados puede ser un buen momento para mantener parte del ahorro en Lebac dado los niveles actuales de tasas", agregó.

El Ministerio de Hacienda redujo la meta del déficit fiscal de 3,2 al 2,7%, en una señal de austeridad que se enmarca también en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en búsqueda de una "línea de apoyo financiero", cuyo monto y condiciones aún no han sido revelados.

Analistas citados por medios locales aseguran que de la negociación que tenga el Banco Central de Argentina (BCRA) con inversionistas en las Lebac se determinará si muchos de éstos venderán estas posiciones en moneda local para migrar a bonos en dólares, generando mayor depreciación del peso argentino.

De acuerdo con la agencia oficial Télam, un 36% de las Lebac a renovarse están en manos de bancos e inversores institucionales y una proporción menor está con minoristas.

Mientras que el mayor porcentaje de retenedores son inversionistas extranjeros, hacia quienes debe ir orientado con mayor vehemencia la negociación, apuntaron los especialistas en el tema.

Según los economistas, los inversionistas foráneos han promovido la corrida cambiaria, tras vender sus posiciones en Lebac y recurrir a instrumentos dolarizados, como por ejemplo los Bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años, cuyas tasas se elevaron recientemente, otorgando mayores rendimientos.

"La parte (de Lebac) que no se renueve irá indefectiblemente, y en una buena parte a la compra de dólares", dijo Télam, al señalar que el monto que deberá cancelar el Banco Central representa más del 50% del "stock" total de Lebac.

Ante el dinamismo del mercado de cambios y financiero de Argentina aparecen quienes aplican la conocida estrategia del "carry trade" en la que inversionistas salen de una divisa (o un título) para con ese dinero invertir en otra con tasas más altas, a fin de lograr mayores ganancias.

En este caso, los analistas apuntaron a que es difícil determinar cuál moneda otorgará rendimientos más óptimos, dado el contexto de lo que el gobierno negocia actualmente con el FMI.

Mientras tanto, el Banco Central ha aplicado estrategias para descomprimir su deuda y reducir los vencimientos de Lebac a corto plazo, como la "recompra" de estos instrumentos en el mercado secundario, con el objetivo de bajar la tasa y, por ende, los intereses a cancelar.

Las medidas tomadas por el Banco Central y por el gobierno de Argentina para frenar la corrida cambiaria y lograr un clima de estabilidad económica y financiera han sido apoyadas por el sector empresarial.

"La Asociación Empresaria Argentina apoya al presidente, creemos que se están tomando las medidas correctas (...) lo único que se puede hacer es pedir apoyo del Fondo Monetario Internacional antes, y no esperar hasta el final como pasó en otros gobiernos", expresó Jaime Campos, presidente de la agrupación.

El gobierno inició las conversaciones con el FMI la semana pasada, tras una visita que hizo a Washington, Estados Unidos, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien se citó con la directora gerente del organismo financiero, Christine Lagarde.

Aunque los detalles del acuerdo financiero no han sido dados a conocer, se estima que la cuantía económica solicitada al FMI ronda los US$30.000 millones.