La confianza de los consumidores argentinos aumentó en noviembre a su mayor nivel desde que la presidenta Cristina Fernández asumiera el cargo en 2007.

El índice de confianza del consumidor que compila la Universidad Torcuato di Tella, o UTDT, subió un 10,6% frente al mes anterior, y un 36,7% interanual, informó el jueves la universidad.

La confianza entre los consumidores cayó precipitadamente en 2008 en medio de la crisis financiera mundial, pero ha repuntado sostenidamente durante este año a raíz de la recuperación económica.

La UTDT informó que en la medición de noviembre, la confianza entre los consumidores de menores ingresos subió un 10,1%, mientras que aumentó un 11,4% entre los consumidores de mayores ingresos.

El sondeo también mostró un creciente optimismo respecto a las proyecciones económicas. El índice de expectativas macro económicas aumentó  un 18,9% en el mes, mientras que el índice que mide las proyecciones de la situación personal de la gente ascendió un 8,9% y el relacionado con bienes raíces subió un 3,6% frente al mes anterior.

Sin embargo, pese a las positivas proyecciones, los consumidores siguen preocupados por la inflación, que sube en medio de un fuerte crecimiento y un alto nivel de gasto del gobierno.

Según otro sondeo de la UTDT, los argentinos esperan que los precios se suban un 30% en los próximos 12 meses, en línea con las expectativas de inflación de un mes atrás.

Dichas expectativas contrastan fuertemente con las cifras oficiales del gobierno, que apuntan a una tasa de inflación interanual cercana al 11%. Sin embargo, los economistas indican que la tasa actual es casi dos o tres veces mayor a las cifras oficiales y acusan al gobierno de manipular las estadísticas. 

El gobierno niega regularmente dichas acusaciones.