El Banco Central de Bolivia (BCB) anunció que los títulos o bonos en moneda nacional que pondrá a la venta a partir de hoy tendrán “atractivos rendimientos” para el público. La banca paga actualmente una tasa de interés de entre 0,14% y 1,73% por un DPF a 360 días (1 año).

Según un anuncio publicado del ente emisor, las “Letras de Tesorería” tendrán “atractivos rendimientos en bolivianos” y el público las podrá adquirir de “las ventanillas del BCB y agencias del Banco Unión en todo el país” a partir de este lunes.

Una letra de tesorería funciona como un Depósito a Plazo Fijo (DPF). La única diferencia es que este título valor, al ser un activo financiero, puede ser transable en el mercado. En otras palabras, puede ser vendido.

“El gobierno está tratando de decirle a la gente: ‘venga acá, présteme su dinero, yo le voy a pagar un pequeño interés’. No va a ser muy alto, porque los intereses siguen siendo muy bajos. Seguramente (el ente emisor) va a ofrecer un interés un poco más atractivo que la banca”, explicó el analista económico y ex presidente del BCB, Armando Méndez.

Inflación. El Banco Central utiliza las Operaciones de Mercado Abierto (OMA) como uno de sus principales instrumentos para mantener la inflación baja y estable. En otras palabras, el ente emisor se endeuda al retirar liquidez de la economía (emisión de títulos valor al sector privado) para evitar un índice mayor de inflación.

Si el BCB pone de golpe a la venta muchos títulos de su cartera y los ciudadanos o los bancos los compran, el ente emisor recibe dinero de la gente, y por tanto el público dispone de menos dinero.

Deuda. A juicio del economista Armando Méndez, las OMA son un instrumento que el ente emisor está utilizando para controlar la inflación. Dijo que cada vez que el Banco Central retira liquidez se está endeudando. “En algún momento esa deuda se tiene que devolver con intereses, (entonces) ese dinero tiene que salir del Banco Central”, indicó el experto.

A modo de ejemplo, dijo que el 43% de la deuda (US$1.300 millones) contraída por el Estado boliviano con las AFP —que administran los ahorros de los trabajadores para su jubilación— son en títulos valores (OMA) del BCB. La deuda interna bordea a la fecha los US$3.000 millones. Cabe recordar que el control de la inflación el 2007 y 2008, producto del exceso de dinero en la economía, disparó la deuda interna.

El 2008 el Índice de Precios al Consumidor (IPC) cerró con un alza del 11,85%. El 2007 la cifra fue del 11,73% y el 2006 alcanzó el 4,95%, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE). A octubre de este año, el costo de vida ya se sitúa en 4,16%. El gobierno proyectó para este año una inflación de 4,5%.

Las tasas de interés, por los suelos. Según el reporte semanal sobre el interés que perciben los ahorristas por sus depósitos, los bancos ofrecen una tasa que varía de 0,14% a 1,73% por un Depósito a Plazo Fijo (DPF) a 360 días. A juicio del economista Armando Méndez, los bancos tienen una elevada liquidez y no les interesa captar depósitos del público. “Por eso —dijo—, la banca está ofreciendo bajas tasas de interés”. Indicó, sin embargo, que la emisión de títulos del BCB podría tener algún efecto en la banca.

Los títulos valen Bs 1.000. Las Letras del Tesoro son instrumentos financieros de renta fija, vendidos a descuento. Poseen un valor unitario de Bs 1.000 cada una. Se emiten en dos denominaciones: bolivianos y bolivianos indexados a la UFV (unidad de valor que está en función de la inflación). En bolivianos, las Letras del Tesoro se pueden adquirir con plazos de 28, 56, 91, 182 y 364 días, según información extractada del portal del Banco Central de Bolivia (BCB).

Tasa de interés fue del 8%. En octubre del 2007, el Banco Central de Bolivia (BCB) empezó a emitir títulos valores desde Bs 2.000 y con una tasa de rendimiento anual del 8%, porcentaje superior al que por ese entonces pagaba el sistema financiero por un Depósito a Plazo Fijo (DPF). Por esa época, el sistema bancario pagaba, en promedio, una tasa anual de 3,80% para los depósitos en moneda nacional y de 0,70% si eran en UFV (Unidad de Fomento de Vivienda).

Armando Méndez Morales

‘En Bolivia hay mucho dinero’. Claramente el Gobierno está preocupado por la inflación. Seguramente intuye que la inflación de este año no va a ser la programada (4,5%). Ya lo dije hace un tiempo atrás: la inflación podría cerrar en 6% como mínimo.

Entonces, el Gobierno está preocupado por la tasa de inflación y está queriendo retirar liquidez. Y en Bolivia claramente hay mucho dinero.

El Gobierno está tratando de decirle a la gente: ‘venga acá, présteme su dinero, yo le voy a pagar un pequeño interés’. No va a ser muy alto, porque los intereses siguen siendo muy bajos. Seguramente va a ofrecer un interés un poco más atractivo que la banca, que en caja de ahorros está en cero prácticamente.

Algunos puntos básicos (100 puntos básicos equivalen a un 1%) seguramente va a ofrecer a la población con la intención de que la gente lleve su dinero al Banco Central y de esa manera la gente no vaya a comprar bienes, no compre departamentos. Me imagino que por ahí va el objetivo. Es decir, su objetivo es retirar liquidez, dinero que en Bolivia es abundante.

Yo creo que la banca va a volver a dirigir su liquidez —como ya lo hizo en el pasado— en la compra de papeles, al igual que las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones). Esta colocación directa de bonos no va a ser importante para la gente. Un bono es una especie de DPF, pero la diferencia es que éste es un activo financiero más. Es un préstamo que la gente le hace al BCB a una tasa determinada de interés y que en cualquier momento lo puede vender.