Buenos Aires. El Banco Central de Argentina dijo este jueves que espera para 2011 un crecimiento de la economía de entre el 3,5% y el 6,5%, una cifra superior a la prevista por el gobierno para el año próximo pero inferior a la estimada oficialmente para el 2010.

La tercera economía de América Latina está creciendo a tasas muy elevadas y cerrará el 2010 con un alza del 9% gracias al robusto consumo doméstico y los elevados precios internacionales de las materias primas agrícolas. El gobierno prevé una expansión de un 4,3% para el año próximo.

Además, el programa monetario aprobado en la noche de este jueves por la entidad pronosticó que la inflación del 2011 será del 8,9% y que las compras de divisas extranjeras llegarán a unos US$12.500 millones, por encima de las realizadas este año.

"El contexto macroeconómico para 2011 presupone que se mantendrán las condiciones estructurales de crecimiento con equilibrio externo y fiscal que caracterizaron a la economía argentina desde 2003", señaló el ente.

El Banco Central dijo que el superávit comercial del 2011 estará en torno de los US$15.800 millones, mientras que la emisión monetaria medida por la M2, que incluye el dinero circulante y los depósitos en bancos, se incrementará en un 27,9% en promedio en un escenario base.

La mayor emisión monetaria busca satisfacer las necesidades de liquidez por el crecimiento económico y una alta inflación que muchos analistas prevén que sea de entre el 25% y el 30% en el 2010.