El proyecto de la Ley Financial 2011 autoriza al Banco Central de Bolivia (BCB) a invertir hasta un tercio de las reservas internacionales en títulos valor que emitan empresas públicas estratégicas y aquellas con participación estatal mayoritaria.

“Se autoriza al BCB (a) efectuar inversiones de hasta un tercio de las reservas internacionales, excluido el oro, en títulos valor emitidos por las empresas públicas productivas de sectores estratégicos y aquellas donde el Estado Plurinacional tenga mayoría accionaria, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo”, señala el Artículo 10 del proyecto de ley.

Un título valor es un documento (bonos, letras, pagarés, acciones, entre otros) que representa para quien lo emite la obligación de devolver el capital recibido por el mismo, además de los intereses acordados, explicó el ex gerente de la Bolsa Boliviana de Valores (BBV), Armando Álvarez.

Agregó que quien compra el valor adquiere el derecho de cobrar, a su vencimiento, el capital entregado más los intereses.

“Hasta ayer (miércoles) tenemos un nivel de US$9.300 millones de Reservas Internacionales, lo que significa que existe un respaldo económico financiero para las políticas que aplica el Banco Central y el Órgano Ejecutivo”, afirmó ayer el presidente del BCB, Gabriel Loza, según la agencia gubernamental ABI. Asimismo, los últimos datos del órgano emisor dan cuenta que las reservas en oro ascendían, al 26 de mayo, a 911.074,89 onzas troy finas, equivalentes a US$1.287,3 millones (de acuerdo con la cotización registrada ayer).

En su Artículo 17, el proyecto de la Ley Financial 2011 da luz verde para que las empresas públicas estratégicas y las controladas por el Estado emitan valores. Álvarez señaló que mediante la emisión de valores, las empresas estatales pueden tanto financiarse como ampliar su capital, dependiendo del instrumento.

“Si son bonos o pagarés, que son instrumentos de deuda, (los emisores) se están endeudando. Si emitieran acciones, que son representativas de una participación en el capital de las empresas, se estarían capitalizando nuevamente”, indicó el experto.

Entre las empresas públicas estratégicas están Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM), la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), Lácteos de Bolivia (Lacteosbol), Cartones de Bolivia (Cartonbol) y la aerolínea Boliviana de Aviación (BoA), entre otras.

Al momento, empresas petroleras y eléctricas —controladas por el Estado— ya emiten valores. Es el caso de YPFB Andina, YPFB Chaco y YPFB Transporte (subsidiarias de YPFB Corporación) y de las hidroeléctricas Corani, Guaracachi y Valle Hermoso.

La banca ofrece préstamos

El sistema bancario está dispuesto a otorgar créditos al sector público para financiar los megaproyectos del Gobierno.

"Nosotros no tenemos prohibición alguna de prestar al sector público, podemos cooperar con los megaproyectos. Nosotros estamos listos para apoyar a los megaproyectos, no existen barreras. No necesitamos hacer acuerdos, ellos (el Gobierno) saben que la banca dispone de los recursos que sean necesarios", afirmó ayer a los medios el presidente de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Juan Carlos Salaues. Esos proyectos “están relacionados fundamentalmente con el litio y con la industrialización de los hidrocarburos y es en ésas y en otras áreas (donde) podemos apoyar", manifestó. Dijo que al momento la cartera disponible es de cerca de US$3.000 millones.

Armando  Álvarez, ex gerente de la BBV.

‘Podría afectar el tipo de cambio’

Primero tenemos que tener en cuenta que ya existe una autorización para que el Banco Central entregue reservas para financiar a Yacimientos, para ENDE, etc. De alguna manera, la posibilidad de que las empresas (públicas) usen las reservas ya está abierta (...). Las empresas públicas, que no son Sociedades Anónimas, hoy por hoy, de acuerdo con la normativa y el Código de Comercio, no podrían emitir valores.

Es otra forma de materializar la autorización que ya había antes. El uso de las reservas es una preocupación, porque las mismas son un respaldo de la cantidad de bolivianos que circula en la economía. Cada peso está respaldado por su equivalente en dólares en el BCB. Hay que tener en cuenta que si se dan las reservas a las empresas, es para que hagan inversiones y éstas son fundamentalmente compra de maquinaria y equipos que no se producen en Bolivia. Va a ser para importar productos, ese dinero va a salir de país y van a quedar bolivianos sin respaldo. Eso implica que las reservas van a ir bajando, eso podría tener un efecto en el tipo de cambio, (que) tendría que devaluarse. Eso depende de la cantidad de dólares que ingrese por exportaciones, remesas. Si es similar a la cantidad que sale, la disminución de las reservas no va a tener efecto, pero sí en caso de un desequilibrio.