Brasilia.  El Banco Central de Brasil elevó este viernes los requerimientos de reservas sobre los depósitos bancarios para reducir la liquidez del sistema financiero e intentar frenar la actividad de la mayor economía de América Latina, que ha presionado al alza a los precios.

Las reservas sobre los depósitos a plazo se elevaron a un 20% desde un 15%, mientras que los requerimientos adicionales sobre la demanda de depósitos fueron incrementados al 12% desde un 8%.

Las medidas reducirán la liquidez del sistema bancario en 61.000 millones de reales (US$35.600 millones), dijo el banco.

Las medidas fueron adoptadas sólo días antes de que el comité de política monetaria del banco decida el rumbo de la tasa referencial de interés Selic, que según un sondeo de analistas de Reuters se mantendría sin cambios en un 10,75%.

El presidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles, dijo que el aumento en el encaje bancario ayudará a evitar un crecimiento excesivo de los préstamos e impedirá la creación de una eventual burbuja en los mercados crediticios.