Sao Paulo. El Banco Central de Brasil planteó la posibilidad de endurecer las normas de los préstamos bancarios antes de retomar las alzas de las tasas de interés, y señaló que podría usar herramientas alternativas de política monetaria para evitar una aceleración de los precios.

El banco ya elevó los requerimientos de reservas bancarias a comienzos de mes, lo que ayudaría a limitar las presiones inflacionarias al limitar la expansión crediticia que ha generado un auge económico en Brasil, dijo este jueves la entidad en las minutas de su último encuentro de política monetaria.

El comité de política monetaria, conocido como Copom, aún podría emplear otras medidas para mantener controlada la inflación, junto con elevar su tasa de interés referencial Selic, agregó.

"Compartiendo la opinión de que la posición de los bancos en relación a la toma de riesgos es uno de los canales para transmitir la política monetaria, el Copom entiende que, dependiendo de las circunstancias, algunas medidas macroeconómicas prudentes podrían anteceder a las medidas tradicionales de política monetaria", dijo el banco.

Las minutas dejan una serie de opciones a Alexandre Tombini, quien asumirá la presidencia del banco el 1 de enero, despejándole el camino para imprimir su sello personal a la política de la entidad después de que Henrique Meirelles encabezara el banco por ocho años.

Los rendimientos de los contratos a futuro de tasas de interés cotizaban con resultados mixtos en la mañana del jueves. El rendimiento del contrato para abril del 2011 subió hasta el 10,95%, desde el 10,92%, aún cuando el rendimiento del contrato para enero del 2012 cayó hasta el 11,82%, frente al 11,87% de este miércoles.

El banco central dejó la puerta abierta para elevar los costos de los préstamos, dijo Silvio Campos Neto, economista jefe de Banco Schahin en Sao Paulo.

"Pero el banco no dejó claro el momento de este incremento en las tasas o si de hecho sucederá", añadió. "El banco aún verá las variaciones en los factores fiscales y crediticios. Ellos quieren seguir esto en el corto plazo", agregó.

Expectativas para 2011. El Banco Central de Brasil espera que la inflación del 2011 se ubique por sobre el centro de su rango meta del 4,5%, más o menos dos puntos porcentuales.

Esto sería respaldado por una continua demanda interna, dijo el banco, con un favorable panorama para la actividad de la economía más grande de América Latina.

Sin embargo, el banco dejó en claro que el panorama internacional seguía siendo incierto. La continua crisis de deuda soberana en Europa ha sacudido a los mercados internacionales este año, generando temor entre los inversionistas a un flojo crecimiento para el próximo año.

La semana pasada, el Banco Central mantuvo su tasa de interés referencial Selic sin variación en un 10,75%.

Pero el extenso comunicado que acompañó la decisión abre la puerta para un cambio de política durante el primer encuentro de política monetaria bajo el mandato de Tombini, el 19 de enero.

Las tasas de interés de Brasil se encuentran entre las más elevadas del mundo, y la presidenta entrante Dilma Rousseff ha señalado que quiere ver una baja en los costos reales de los préstamos.