El banco central brasileño mantendrá y reforzará su compromiso con la transparencia y previsibilidad en su continuo esfuerzo por mantener la estabilidad de precios en la economía local, dijo este martes el nominado a la presidencia de la entidad, Alexandre Tombini.

El personero señaló que la reciente experiencia del banco central puso fin a las persistentes dudas acerca de la relación entre el crecimiento y el control de la inflación, y que las políticas establecidas de la entidad habían ayudado al país a superar el adverso impacto de la reciente crisis internacional.

"La previsibilidad de una inflación baja y estable es una condición necesaria para el crecimiento sustentable", dijo.

Tombini indicó que a futuro la misión del banco central sería consolidar la tendencia a largo plazo hacia una menor inflación y una creciente expansión.

El nominado dijo que además de mantener una política monetaria vigilante, el mantenimiento de una responsabilidad fiscal y un régimen de tipo de cambio flotante sería esencial.

Entre los desafíos a futuro, Tombini indicó que el gobierno debería seguir atento a la formación de burbujas en el mercado crediticio local y superar las dificultades que se presenten por la lenta recuperación en el extranjero.

Para lograr sus objetivos, Tombini señaló que el banco central cuenta con el completo respaldo de la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, para mantener la autonomía operacional.