Santiago. El Banco Central de Chile estimó que era apropiado mantener un ritmo gradual de alzas en la tasa clave de interés debido a los riesgos inflacionarios, aunque debía considerarse el escenario externo y la fortaleza del peso, reveló este miércoles la última minuta de la entidad.

La decisión de mantener estable la tasa referencial, como algunos analistas habían apostado para la última reunión, tampoco parecía adecuada en esta ocasión, según la minuta, porque los riesgos inflacionarios subsistían y la política monetaria seguía siendo expansiva.

No obstante, algunos consejeros indicaron que mantener la tasa era una alternativa que podría cobrar más relevancia en el futuro.

Los consejeros acordaron, en forma unánime, subir la tasa en 25 puntos base a un 3% en la reunión de noviembre.

"Algunos consejeros resaltaron que el mercado compartía en lo fundamental la idea de un proceso de ajuste gradual y esperaba mayoritariamente un incremento de 25 puntos base para esa reunión, por lo que, a su parecer, lo más sensato en esa oportunidad era validar esas expectativas", dijo la minuta.