Santiago. El presidente del Banco Central de Chile reiteró este martes que no puede descartar un aumento de las reservas internacionales de la entidad, pero señaló que los niveles actuales son "adecuados".

Mientras el peso se negocia en máximos de 31 meses frente al dólar, ante lo cual los exportadores aseguran que su competitividad en el extranjero se ve afectada, el mercado monetario dice que el banco podría intervenir si el peso continúa apreciándose.

"No descartamos nada (...) pero estamos conformes con los niveles de reserva", señaló el presidente del banco central, José De Gregorio, a líderes empresariales reunidos en una conferencia donde emitió comentarios sobre el informe de política monetaria del banco, publicado previamente esta semana.

Al 7 de diciembre, el banco central tenía US$25.640 millones en reservas internacionales.

La última vez que el banco central intervino en el mercado local fue en 2008 cuando anunció un programa de compras diarias de dólares que se extendió por varios meses.

Antes de la intervención del banco, el peso se negociaba en máximos de 10 años frente al dólar.

El banco central también reiteró que, en términos reales, el peso se negocia en el mínimo de los niveles de tolerancia del banco.

"Estamos en los mínimos coherentes con valores fundamentales", dijo, reiterando comentarios similares hechos previamente este mes.

De Gregorio destacó que el tipo de cambio real está actualmente desviado entre un 5% y un 7% de su tasa de tendencia.

El banco central agregó que los exportadores agrícolas estaban siendo los más afectados por el fortalecimiento del peso, ya que el 70% de sus productos están destinados a Estados Unidos y a la Unión Europea.

Los exportadores no agrícolas que envían sus productos a Asia tienen un mejor pasar porque el peso no se ha apreciado tanto en relación a las monedas asiáticas, como frente al dólar y el euro.

En un discurso reciente, De Gregorio dijo que en los últimos seis meses el peso se ha apreciado un 3% frente al euro y un 12% en relación al dólar.