Ciudad de México. El banco central de México acordó de forma unánime dejar estable la tasa de interés de referencia en su más reciente reunión, pese a coincidir en que el panorama de la inflación se ha deteriorado, según la minuta del encuentro divulgada este viernes.

La Junta de gobierno del Banco de México (central) acordó dejar la tasa de interés clave en el 4,50% en su anuncio del 4 de marzo, un nivel que ha mantenido desde mediados de julio del 2009.

Todos los miembros de la junta coincidieron en que el panorama inflacionario se ha deteriorado por una mejoría de la economía local, el alza en los precios internacionales de las materias primas, daños a cosechas en México por el clima frío y la volatilidad cambiaria por los conflictos en Oriente Medio y el norte de África.

En su reunión de marzo, el banco central ya había alertado en su comunicado sobre eventuales presiones inflacionarias, llevando a algunos analistas a apostar que podría producirse un alza de la tasa antes de lo previsto por el consenso del mercado.

La economía mexicana podría crecer este año entre 3,8% y 4,8%, según estimaciones del banco, después de expandirse un 5,5% el año pasado.

No obstante, la actividad productiva aún registra algunas secuelas de la peor recesión en 15 años que vio el país en 2009, cuando la economía se desplomó un 6.1%.