Francfurt. El Banco Central Europeo anunció el jueves que decidió incrementar a casi el doble su capital suscrito al inyectarle 5.000 millones de euros, (US$6.600 millones) para reflejar la mayor volatilidad del mercado, el riesgo crediticio y un sistema financiero cada vez más grande.

Fuentes del banco dijeron a Reuters esta semana que la entidad estaba considerando aumentar su capital para cubrirse del riesgo de las pérdidas derivadas de los bonos soberanos de los países de la periferia de la zona euro que el BCE ha comprado, para dar un respaldo al bloque monetario.

El capital suscrito del BCE subirá a 10.760 millones de euros desde 5.760 millones de euros en tres tramos anuales de igual valor de parte de los bancos centrales nacionales de la zona euro, dijo en un comunicado tras la reunión de fin de año de los miembros del banco.

"El aumento de capital fue considerado apropiado en vistas de la mayor volatilidad en los tipos de cambio extranjeros, las tasas de interés y los precios del oro, así como de los riesgos crediticios", dijo el BCE.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) salió a apoyar la iniciativa del Banco Central Europeo y la consideró una medida que busca desarrollar un plan europeo más sólido con el que abordar las tensiones económicas.

"El BCE anunció que incrementaría su capital para ayudar a promover la estabilidad financiera, esa es otro medida importante", dijo Caroline Atkinson, directora de relaciones externas del FMI en un encuentro semanal.

"Todas estas medidas son importantes al venir juntas (...) son elementos importantes de un plan comprehensivo en el que, creo, las instituciones europeas están trabajando", agregó.

Alemania había respaldado rápidamente la idea de elevar el capital del BCE, en momentos en que la zona euro enfrenta una crisis de deuda entre sus miembros más débiles.

"Desde una perspectiva de más largo plazo, el aumento de capital -el primero general en 12 años- también es motivado por la necesidad de proveer una base de capital adecuada en un sistema financiero que ha crecido considerablemente", dijo el

BCE. La decisión de aumentar el capital contempló el mayor monto posible bajo las normas de la UE y el BCE.

El banco central dijo que el porcentaje mínimo de capital suscrito que los bancos centrales externos a la zona euro deben pagar como contribución a los costos de operación del BCE, se reducirá a un 3,75% desde el 7%.

Como resultado, estos bancos centrales sólo tendrán que hacer pequeños ajustes a sus participaciones en el capital, los que significarán pagos por un total de 84.220 euros para el 29 de diciembre.

Por otra parte, el BCE anunció también que establecería información crédito por crédito de los requerimientos para los valores respaldados por activos (ABS por su sigla en inglés) en el marco de las garantías del Eurosistema para los próximos 18 meses.

Los nuevos requisitos serán implementados primero para los títulos minoristas respaldados por hipotecas (RMBS) y después gradualmente a otros ABS, señaló el BCE.