Washington. El crecimiento económico de los países más ricos del mundo aún es demasiado lento como para crear suficientes empleos para los millones de personas que perdieron sus trabajos durante la peor recesión global en la era de posguerra, dijo este miércoles el Banco Mundial.

En un informe que detalla sus proyecciones para el 2011, el organismo dijo que la economía global crecería un 3,3% este año, menos que la tasa de 3,9% de expansión vista para el 2010.

Las economías del mundo en desarrollo se mantendrían más fuerte y crecerían un 6%, aunque ese ritmo sería inferior al 7% previsto para el año pasado.

En cambio, los países desarrollados crecerían apenas un 2,4% este año tras haberse expandido un 2,8% en el 2010.

"La recuperación en muchos países de altos ingresos no ha sido lo suficientemente fuerte para realizar avances frente al desempleo", señaló el Banco Mundial.

Estados Unidos es un claro ejemplo de ello. La economía del país salió de su peor recesión en generaciones en el verano boreal pasado. Pero con un crecimiento del 2,6%, no ha podido reducir de manera significativa su tasa de desempleo, que se ubica actualmente en un 9,4%.

El Banco Mundial estima que la economía estadounidense crecerá un 2,8% en el 2011, casi en línea con la mediana de 2,7% de un sondeo de Reuters.

Para la zona euro, cuya recuperación se ha visto afectada por la crisis de deuda, el Banco Mundial pronostica una expansión del 1,4% este año tras un crecimiento del 1,7% en el 2010.

El Banco Mundial señaló a la crisis de deuda europa como un riesgo clave para la recuperación global.

Ante la incertidumbre, las autoridades monetarias de ambos lados del Atlántico han adoptado una política de tasas de interés extremadamente bajas, a la cual el Banco Mundial culpó por hacer subir las monedas de varios países en desarrollo.

"Los flujos de capital hacia algunos países de ingresos medios han colocado una presión alcista excesiva y potencialmente dañina sobre las monedas", señaló el organismo multilateral.