Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este domingo que está esperanzado en alcanzar un acuerdo con los republicanos sobre los recortes impositivos y obtener la ratificación a un nuevo tratado sobre armas nucleares con Rusia.

En su regreso de un viaje de 10 días a Asia, Obama ya piensa en la cena en la que oficiará de anfitrión este jueves con los líderes de ambos partidos mayoritarios y dijo que cree que la oposición republicana se "comprometerá constructivamente".

"Va a haber algunos desacuerdos. Podría haber alguna necesidad de compromiso", dijo el presidente a los periodistas a bordo del avión Air Force One con los que regresaba a Washington.

Pero Obama señaló que piensa que él y los legisladores podrán negociar acuerdos en temas pendientes en las últimas semanas del actual período del Congreso, incluido "asegurar que los impuestos no van a subir para las familias de clase media a partir del 1 de enero", y aprobar medidas para ayudar a las empresas y avivar el crecimiento económico.

Sobre el tratado con Rusia, Obama declaró que había un reconocimiento en el Congreso sobre la importancia de cooperar con Moscú en una variedad de temas.

"Mi esperanza y expectativa es que, dado que es un buen tratado, dado que tuvo el apoyo de altos funcionarios del anterior gobierno republicano, seamos capaces de concretarlo", dijo Obama.

En un golpe importante para Obama y su agenda legislativa, los republicanos ganaron el control de la Cámara de Representantes arrebatándoselo a los demócratas de Obama en las elecciones del 2 de noviembre y tuvieron avances también en el Senado.

La reunión de este jueves estará dominada por el debate sobre la prolongación de una serie de recortes impositivos implementados durante la presidencia de George W. Bush y que culminan a fin de año.

Los republicanos quieren extender los recortes tanto para los estadounidenses más adinerados como para la clase media, mientras que Obama desea hacerlo sólo para las personas que ganan hasta US$200.000 al año y las familias que ganan hasta US$250.000.

Más temprano, el asesor presidencial David Axelrod dijo en el programa de televisión "Meet the Press", de la cadena NBA, que no había cambios en la oposición de Obama a extender permanentemente el recorte para los ricos pero dejó una puerta abierta para una extensión por un período más corto.

En tanto, el senador republicano abiertamente conservador Jim DeMint sonó un tanto conciliador este domingo diciendo que una extensión de dos o tres años podría ser aceptable, aunque él prefería algo permanente.

"Si eso es todo lo que podríamos obtener del presidente, entonces él es el presidente, así que trabajaremos con él en eso", dijo DeMint.

Obama ha argumentado que Estados Unidos, que enfrenta enormes déficits presupuestarios mientras se recupera lentamente de su peor crisis desde la década de 1930, no puede dar grandes exenciones impositivas a los más ricos.

El mandatario dijo que presionará a los republicanos para que le presenten maneras de contrarrestar los costos de los recortes impositivos en el presupuesto.

"Quiero escuchar de boca de ellos cuán convencidos están de esto, particularmente porque también están diciendo que quieren controlar el déficit y la deuda", dijo Obama. "Y si están tan convencidos, entonces quiero tener una idea de (...) como intentan solventarlo", agregó.

Obama también reflexionó sobre qué piensa que los votantes estaban diciendo sobre su propio desempeño como presidente cuando asestaron decisivas derrotas a los demócratas en las elecciones legislativas de este mes.

Dijo que "su obsesivo foco en la política" durante sus primeros dos años en el poder lo habían llevado a desatender cosas como mantener un tono bipartidario en Washington y explicar sus decisiones a los votantes estadounidenses.

"De cara al futuro, voy a redoblar mis esfuerzos para volver a algunos de esos principios (...) Y el hecho de que estamos fuera de la crisis (económica), aunque todavía, obviamente, estamos en tiempos difíciles, creo que me dará la capacidad para hacerlo", concluyó.