Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantuvo este martes conversaciones con su homólogo peruano, Alan García, y elogió su manejo de la economía del país andino durante la crisis económica mundial.

García, un firme defensor de la inversión y las políticas de libre mercado, es considerado uno de los aliados más firmes de Washington en Sudamérica.

Afirmando que Perú es "una historia extraordinaria de éxito económico", Obama sostuvo que la economía del país, que el FMI proyecta que podría crecer hasta un 7 por ciento este años, ha mostrado resiliencia en medio de una dura recesión económica mundial.

Obama dijo que sus conversaciones con García en la Casa Blanca habían cubierto temas de seguridad, mejorar el comercio a través de su acuerdo bilateral de libre comercio, la promoción de la democracia y los derechos humanos en la región y la no proliferación nuclear.

En comentarios a periodistas después de la reunión, ambos líderes mencionaron ligeramente dos temas complejos: la creciente producción de cocaína de Perú y la política de inmigración de Estados Unidos.

Un organismo de la ONU dijo en febrero que Perú podría superar a Colombia como el máximo productor de cocaína dentro de cinco a 10 años si el gobierno no adopta una postura más agresiva ante los cultivadores de coca.

García siguió los pasos del presidente mexicano, Felipe Calderón, quien utilizó su visita a Estados Unidos el mes pasada para plantear su preocupación sobre la política de inmigración de Estados Unidos, en especial la nueva ley del estado de Arizona.

García pidió al Congreso de Estados Unidos que apoye una reforma detallada a las políticas de inmigración de Estados Unidos.

Una niña peruana hizo noticia el mes pasado cuando preguntó a la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, si Washington está planificando deportar a los inmigrantes indocumentados. Ella dijo a la primera dama que su madre no tenía "papeles".

"Me llena de orgullo que una niña de origen peruano represente en este momento todo este enorme problema de la migración latinoamericana en los Estados Unidos", dijo García a periodistas poco después del incidente.

El debate sobre inmigración en Estados Unidos se ha intensificado desde que Arizona aprobó una ley que exige que la policía revise la situación de residencia de cualquiera que sospeche que se encuentra en Estados Unidos de manera ilegal.

García dijo la semana pasada que está preocupado sobre la ley de Arizona y que planeaba decir a Obama que Perú quisiera ver una "corrección" a la ley.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú dice que hay cerca de 1,5 millones de peruanos viviendo en Estados Unidos, pero no tienen datos sobre cuántos de ellos son inmigrantes indocumentados.

Obama quiere que se apruebe una nueva ley de inmigración este año o el próximo que abra un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes ilegales. El ha pedido a los republicanos de la oposición que se sumen a los demócratas para aprobar la ley.