Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, propuso este lunes un congelamiento de salarios por dos años para todos los empleados federales civiles antes de las negociaciones con el Congreso sobre una reducción del déficit que probablemente sea el tema dominante en Washington el próximo año.

El congelamiento, que requeriría la aprobación del Congreso, afectaría a alrededor de 2 millones de trabajadores y cubriría los años calendario 2011 y 2012.

Aunque estaría vigente por dos años, la medida propuesta permitiría ahorrar US$28.000 millones durante un período de cinco años y más de US$60.000 millones durante 10 años a medida que el gobierno obtiene ahorros de una base salarial más baja para su fuerza laboral civil, dijo Jeffrey Zients, subdirector de administración de presupuesto de la Casa Blanca.

Los trabajadores debían recibir un aumento salarial del 1,4% en 2011. Los salarios en los empleos federales generalmente aumentan cada año a la par de la inflación, aunque el Congreso a menudo realiza ajustes.