El mensaje de fin de año del Banco Central de Venezuela no fue nada alentador.

Pese a que las autoridades han manifestado en varias oportunidades que la caída ya culminó, y que el crecimiento está en puerta para este 2011, el informe del BCV dejó claro que no será tan fácil lograr revertir la tendencia, pues los indicadores más importantes de la economía del país cerraron el 2010 en negativo.

Uno de los puntos que se destaca en el informe es la caída de 4,8% en la formación bruta de capital fijo, que representa las inversiones pública y privada de las unidades productivas del país, para incrementar sus activos fijos.

En el primer trimestre de ese año la caída fue de 24,4%, no obstante, este indicador tuvo una mejoría en el segundo y tercer trimestre, al cerrar en -0,4% y 4,4%, respectivamente.

La mejoría en el segundo semestre del 2010, cita el mensaje del BCV, estuvo impulsada por el mayor gasto de inversión de origen público.

Según cifras preliminares del BCV, para el cuarto trimestre de 2010 se estima que este indicador culminará nuevamente con una caída, que será de 0,1%.

Esto representa un retroceso con respecto al leve crecimiento mostrado en el tercer trimestre.

Este indicador viene cayendo desde el segundo trimestre de 2009. Ese año, también fue negativo y cerró en -8,2.

Para los economistas consultados la caída de las inversiones de 2010 obedece a la disminución en la oferta de divisas por parte de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que viene acentuándose desde el segundo semestre de 2009.

"Aunque la oferta de Cadivi estuvo restringida, la apertura del Sitme evitó que la caída fuese peor", dijo un economista.

También influyó, según indicaron, el deterioro de las expectativas macroeconómicas de los agentes, que al no recibir divisas, y en vista de la incertidumbre económica del país, decidieron no invertir en el mercado nacional.

Uno de los retos para el 2011 es mejorar la oferta de divisas.