Madrid. BBVA dijo el miércoles que en el primer trimestre de 2012 obtuvo un beneficio neto de 1.005 millones de euros, un 12,6% menos que hace un año, presionado por las provisiones ligadas al negocio inmobiliario, aunque el banco destacó que los ingresos recurrentes mostraron un comportamiento favorable en el primer trimestre del año.

Las previsiones de los analistas apuntaban a un beneficio neto de 945 millones de euros, según un sondeo de Reuters.

En la bolsa, las acciones de BBVA extendían el miércoles el repunte iniciado la víspera al ganar un 2,3% tras subir el martes un 3,0%.

El margen de intereses se incrementó un 13,3% a 3.597 millones, frente a estimaciones de 3.550 millones, gracias sobre todo a la mayor contribución de Latinoamérica.

"La diversificación geográfica del Grupo BBVA es clave en la cuenta de resultados, con especial peso de las regiones emergentes", dijo el banco.

Según el desglose de sus resultados, América del Sur y México aportaban el 56% de los resultados de grupo a marzo frente al 16% de España.

La tasa de morosidad se mantuvo en el 4,0% que había marcado en diciembre.

En su nota de resultados, BBVA dijo que las pérdidas por deterioro de activos financieros sumaron 1.085 millones de euros en los primeros tres meses, en línea con el comportamiento de los trimestres anteriores, y las dotaciones a provisiones alcanzaron 131 millones de euros.

El banco señaló que tendría que hacer un esfuerzo adicional de saneamiento de activos por 1.500 millones de euros en 2012 debido al Real Decreto de Ley aprobado por el gobierno en febrero, un saneamiento del que solamente se ha hecho una parte menor en los primeros tres meses del año.

"El esfuerzo grande de este saneamiento se hará en los próximos trimestres", dijo un portavoz de BBVA.