El presidente del BID Luis Albero Moreno estimó este martes que los daños causados por la histórica temporada de lluvias que azotó a Colombia en 2010 tendrán sin duda un impacto negativo sobre el crecimiento del país en 2011.

"No hay duda que va a tener un impacto sobre el crecimiento del país, de cuanto no sabría decir", declaró el presidente del Banco interamericano de desarrollo (BID) Luis Alberto Moreno a Radio Caracol.

Cuando "se inundan cientos de miles de hectáreas que están ofreciendo o bien alimentos o pastos para ganadería, va ha haber una caída de la producción agrícola que obligará a importar (...) y esa caída va acompañada de un menor crecimiento económico", explicó.

Sin embargo el especialista anotó que los recursos que luego ingresen para la reconstrucción también tendrán "un impacto sobre el crecimiento", sobre todo tomando en cuenta que "el atractivo para invertir en Colombia es enorme".

Según Luis Alberto Moreno, el BID y la Cepal realizarán en las próximas semanas una evaluación exacta de los daños.

Las lluvias, potenciadas por el fenómeno climático La Niña - causante de una disminución de la temperatura del Pacifico oriental - han acarreado daños estimados por el gobierno en cerca de US$5.000 millones.

Según el gobierno, al menos 310 personas murieron debido a las intemperies.

Pueblos enteros quedaron sumergidos, en especial a lo largo de la costa Caribe colombiana y cerca de 2,2 millones de personas fueron afectadas, al quedarse sin casa, sin empleo o sin escuelas.

Los precios de los alimentos se elevaron considerablemente debido a que 1,3 millones de hectáreas están inundadas y unas 70.000 reses murieron, según el ministerio de Agricultura.

La emergencia llevó al estatal Departamento de Planeación Nacional (DNP) a reconocer que Colombia no cumplirá la meta de crecimiento fijada para 2010 que era del 5%. El organismo prevé que el crecimiento será de 4,5% en 2010.