Los descuentos a salarios altos para financiar el fondo solidario en el sistema de jubilación propuesto por el gobierno se harán mediante montos fijos que ya no se ajustarán cada año en base al salario mínimo nacional.

La información fue proporcionada por el viceministro de Pensiones, Mario Guillén, quien indicó que la decisión resultó de la última reunión sostenida con la Central Obrera Boliviana (COB) para consensuar el proyecto de la nueva Ley de Pensiones.

Inicialmente la redacción del documento decía que las personas que ganen por encima de 20, 40 y 60 salarios mínimos nacionales (SMN) aportarán el 1%, 5% y 10% de su sueldo, menos la diferencia de 20, 40 y 60 SMN.

“Hemos definido montos fijos  en el tema de las personas que más ganan. Antes era 20, 40 y 60 salarios mínimos (...) Eso es muy complicado porque se va subiendo el sueldo mínimo y vamos elevando esos fondos”, dijo Guillén. En ese sentido, señaló, se acordó con la COB establecer para el descuento los siguientes montos: Bs 13.500, Bs 25.000 y Bs 37.000.

El viceministro sostuvo que los mismos “se van a ir moviendo cada cierto tiempo”, pero ya no se van a ajustar cada años en función al salario mínimo nacional. La otras fuentes de financiamiento son un aporte patronal del 3%, un aporte laboral adicional del 0,5% y el 20% de la recaudación por riesgos previsionales.