La Paz. Luego de sufrir en 2016 una severa sequía que mermó la productividad, Bolivia logró en 2017 recuperar el buen nivel de producción agropecuaria que garantizó la seguridad alimentaria, afirmó el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico.

En entrevista con Xinhua, el ministro boliviano sostuvo que se prevé que para el próximo año se superen, incluso, estos registros para garantizar la soberanía alimentaria.

Según el funcionario, Bolivia produce el 95% de sus alimentos para consumo interno y la importación sólo alcanza el 5%.

El ministro enfatizó que la seguridad y la soberanía alimentaria están garantizadas en Bolivia, porque el país es "autosuficiente".

"Hubo declaraciones y publicaciones que Bolivia ha crecido en importaciones de alimentos. Quiero aclarar que esas afirmaciones no afectan al grueso de la producción, porque un país que se provee en más del 95% de sus alimentos, es un país que tiene seguridad y soberanía alimentaria", expuso Cocarico.

A decir de la autoridad ministerial, pese a la sequía que azotó a varias regiones bolivianas en 2016, se logró una producción destacable en alimentos debido a los programas que encara el gobierno.

En la última década se invirtieron más de 2.100 millones de bolivianos (US$302 millones) en diferentes programas de riego, semillas y apoyos crediticios al sector productivo.

Este año se produjeron al menos 16 millones de toneladas de alimentos, de acuerdo con datos oficiales.

"Con estos datos garantizamos el abastecimiento de alimentos en el país, descartamos el déficit de la producción alimentaria. Sin duda, la producción fue mejor respecto a 2016, cuando se registró una extrema sequía", afirmó el ministro.

Manifestó además que se prevé incrementar la producción de 16 a 18 millones de toneladas de alimentos en 2018.

Por su parte, el experto de la Fundación Milenio, encargada de análisis económico, político y desarrollo sostenible, Gonzalo Flores, manifestó que el mayor desafío del país debe ser apuntalar a la exportación de alimentos.

Flores aseveró que ello es para dinamizar la economía y evitar las restricciones de venta externa que limita a los agropecuarios.