La crisis en Europa se hizo sentir en Bolivia la disminución de las recepciones de dinero provenientes de los migrantes bolivianos. A septiembre de este año, las remesas recibidas de España cayeron en 12,7%, Italia 20,5%, Francia 28%, Suiza 18,2%, entre otros.

Según el reporte Avance de Cifras de la Balanza de Pagos del Banco Central de Bolivia, entre enero y septiembre de este año los envíos a nivel global totalizaban US$677 millones frente a los US$756,7 millones recibidos en la gestión pasada.

Porcentualmente, los envíos disminuyeron en 10,5%. En términos del Producto Interno Bruto (PIB) estimado para esta gestión, las remesas de los tres primeros trimestres representan el 3,5%.

Euro. En mayo de este año, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas, advirtió que la caída del euro frente a otras divisas reducirá el envío de remesas a Bolivia, Ecuador y El Salvador.

Según Daniel Titelman, jefe de la Unidad de Estudios de la CEPAL, el impacto de estas tribulaciones del euro se harán sentir de distintas maneras. En Argentina, Chile y Brasil el riesgo mayor es el comercial. En Bolivia, Ecuador y El Salvador la amenaza es una caída de las remesas, añadió el experto.