La Paz. En los últimos trece años, el Estado boliviano distribuyó cerca de US$1.500 millones en bonos para la vejez.

Desde 2008, el promedio de beneficiarios fue de 848.000, siendo La Paz el departamento que mayor número concentra, con 31,87%.

La política de otorgar bonos para la tercera edad se inició durante el primer gobierno del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1997), con el fin de beneficiar a uno de los sectores considerados más vulnerables de la sociedad. El primero que se pagó en el país fue el Bonosol (Bs1.300).

Sin embargo, la sostenibilidad de estos pagos estaba condicionada a la rentabilidad de las, entonces, empresas capitalizadas, lo cual se comprobó un año después, en el gobierno del desaparecido presidente Hugo Banzer Suárez.

Desde 1988 al 2001, el Bolivida (Bs395) reemplazó al Bonosol por las reducidas utilidades que generaban las capitalizadas.

El 2002, con el retorno de Sánchez de Lozada a la presidencia del país, no se pagó el beneficio, pero se redactó la Ley 2.427 —vigente hasta el 31 de diciembre del 2007— que fijó el monto del pago en Bs1.800 para los mayores de 65 años y dispuso la cobertura de los gastos funerarios.

Seis años después (2008), se inició el pago de la renta Dignidad, que beneficia a los mayores de 60 años con Bs2.400, para quienes no gocen de una renta de jubilación, y con Bs1.800, para quienes cuenten con una.

Beneficiarios. De acuerdo a datos de la autoridad de fiscalización y control social de pensiones y seguros (APS), desde 1997 hasta febrero de este año, los pagos efectuados en bonos sociales sumaron Bs10.327,33 millones, lo que equivale a US$1.475,33 millones.

Durante el mismo período, el número de pagos se incrementó de 364 mil en 1997 hasta 8.55 millones en la anterior gestión, es decir, se multiplicaron por 23 desde que se comenzó a pagar el beneficio, señalan los datos.

Asimismo, desde que se paga la renta Dignidad, la cantidad promedio anual de personas que accedieron a este beneficio superó los 848 mil, de los cuales el 16,8% son jubilados y el restante 83,2% no; el 45,78% son mujeres y el 54,22% hombres.

La Paz es el departamento que mayor número de beneficiarios concentra, le siguen Cochabamba, Santa Cruz y Potosí.