Empresarios de al menos 22 rubros deberán comenzar a pagar por el agua que aprovechan en sus actividades industriales a través del autoabastecimiento. Las entidades que se encargan de la distribución del recurso hídrico instalarán medidores de control de consumo.

La Autoridad de Fiscalización y Control Social de Agua Potable y Saneamiento Básico (AAPS) emitió una Guía de Regularización en la que se establecen los pasos para que todas las personas naturales o jurídicas que tengan o no una concesión de uso de este líquido para fines de transformación en bienes y servicios se registren en la Entidad Prestadora de Servicio, Agua Potable y Alcantarillado Sanitario (EPSA) que haya en cada región.

La guía señala que las empresas que deben empezar a pagar por ese recurso son: industrias azucareras, aceiteras, mineras, lácteas, textileras, de bebidas y maltas y gaseosas.

Además de los empalados cárnicos, productos químicos orgánicos, productos químicos inorgánicos, industrias de materiales plásticos y sintéticos, cementeras, alimenticias, hidrocarburíferas, de cerámica, hoteleras y agroindustria.

También están contempladas las embotelladoras de agua, los parques acuáticos, los mataderos, las curtiembres, las estaciones de servicio de lavado de vehículos y otras que aprovechen el recurso hídrico como bien o servicio.

La norma se refiere específicamente a las industrias que consumen agua a través de mecanismos directos de captación; por ejemplo, a través de la perforación de pozos.

Las aguas comprendidas en la norma son las de fósiles, glaciares, subterráneas, minerales y medicinales y se busca que las industrias que usen estos recursos eviten “acciones en las nacientes y zonas intermedias de los ríos que ocasionen daños a los ecosistemas y disminución para consumo humano”.

El gerente general de la Empresa  Pública y Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) que suministra agua potable a La Paz y El Alto, Víctor Rico, informó que aún no conoce la guía de registro, aunque sí la resolución N° 152/2010 que ordena el pago de las industrias que se autoabastecen del recurso hídrico.

Rico indicó que no habrá dificultades en cumplir con esa decisión, pues “tenemos control sobre varios pozos, que están perforados por algunas empresas que funcionan principalmente en la ciudad de El Alto”.

En el caso de las provincias aún no está claro cómo se hará el control, pues la guía no especifica este tema, sólo indica que serán las entidades que prestan el servicio de agua potable las que se encargarán de poner los medidores.

La norma establece los pasos que deben seguir las industrias para regularizar sus sistemas de autoabastecimiento. En principio “se iniciará la notificación de la conminatoria de regularización emitida por la AAPS, que otorgará un plazo de 20 días hábiles administrativos” para que las personas naturales o jurídicas que aprovechen el agua  presenten sus formularios. El periodo de transición de la regularización obligatoria durará un año calendario.