Sao Paulo. El índice bursátil brasileño Bovespa reflejó el pesimismo generalizado en los mercados internacionales y cerró en baja, empujado por las acciones de siderúrgicas, en medio de datos decepcionantes de la economía china.

El índice Bovespa cerró con un descenso del 1,22%, a 62.697 puntos. El volumen de negocios de la sesión totalizó 4.950 millones de reales.

El foco de la atención fue la noticia de que China tuvo un superávit comercial en mayo menor que el esperado, por un aumento de las importaciones y una caída en la demanda global de sus productos.

También presionado por las incertidumbres relacionadas con un nuevo paquete de rescate financiero para Grecia, el principal índice de acciones europeas cayó a su nivel más bajo en tres meses.

El viernes las acciones estadounidenses cerraron en baja y terminaron su sexta semana consecutiva con pérdidas. Los índices Nasdaq y S&P 500 tuvieron su peor semana desde agosto del 2010.

En la bolsa paulista la caída fue generalizada, destacándose los sectores ligados al mercado doméstico, tras conocerse que el empleo industrial y las ventas minoristas cayeron de marzo a abril.

Entre las compañías minoristas la que lideró las pérdidas figuró Lojas Americanas, cuyas acciones cayeron un 2,92%, a 15,61 reales.

Las acciones de la aerolínea TAM perdieron 2,78%, a 32,16 reales, en medio del cancelación de vuelos internacionales desde Brasil debido a los problemas causados por un volcán en Chile.

El descenso del índice referencial no fue mayor debido a recuperaciones puntuales. Las acciones de Pao de Acucar, que tuvieron el mejor desempeño del índice, ganaron 1,06%, a 67 reales.

Los títulos de Petrobras resistieron un descenso del 2,6% en la cotización del petróleo y cerraron con una ligera subida del 0,08%, a 23,72 reales, luego de que la petrolera anunció el descubrimiento de reservas en el Golfo de México.

En los mercados de divisas, el real cerró en baja frente al dólar ante el pesimismo de los mercados externos, que llevó a los inversores a aumentar su búsqueda de activos seguros.

El real perdió 0,5%, a 1,595/1,597 unidades por dólar, tras caer hasta 1,601, su mínimo en dos semanas. La moneda brasileña retrocedió 1,33% en la semana.

A nivel externo, el índice dólar, que mide el desempeño del billete verde contra una canasta de seis monedas de referencia, subía 0,90%.