Shangai. Las acciones chinas recuperaron casi un 2% este viernes en una sesión con escasos negocios y tono optimista, cerrando un año decepcionante con la esperanza de que el 2011 tratará mejor a los inversores bursátiles en el gigante asiático.

El índice referencial compuesto de Shanghái subió un 1,8% con alzas generalizadas pero el año dejó una pérdida del 14,3%, convirtiéndolo en uno de los de peor desempeño en el mundo ante la incertidumbre política que pende sobre el mercado.

"El rebote del último día podría reflejar parcialmente el optimismo de los inversores hacia las acciones en el próximo año, pues algunos ya han comenzado a tomar posiciones", dijo Zhang Fan, estratega de Tebon Securities en Shanghái.

"Las acciones posiblemente suban el próximo año pues los temores a un ajuste monetario ya han sido descontados, mientras que la apreciación más rápida del yuan podría introducir más liquidez en el mercado", agregó.

El yuan tocó un máximo contra el dólar el viernes, superando las 6,60 unidades por dólar por primera vez desde que fue revaluado en el 2005.

Pero algunos temen que una serie de medidas de ajuste que posiblemente se apliquen en la primera mitad del 2011 podrían pesar sobre el mercado. La más reciente encuesta de Reuters mostró que los administradores de fondos están recortando sus ponderaciones bursátiles sugeridas en los próximos tres meses.

Sin embargo, los administradores de fondos esperan que el índice de Shanghái suba alrededor de un 6% durante el primer trimestre del 2011, al tiempo que sugieren una mayor exposición a acciones financieras y energéticas, de acuerdo a la encuesta.