Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó 1,6% este viernes, cuando los nuevos indicios de que la economía estadounidense podría estar frenándose doblegaron a una ola de resultados corporativos optimistas.

Los inversores se mostraron además cautelosos, esperando conocer los datos del Producto Interno Bruto estadounidense.

Un yen fortalecido golpeó a las acciones de exportadores, luego de que el dólar tocó un mínimo de ocho meses contra la moneda japonesa, extendiendo pérdidas sufridas más temprano.

Las acciones de Sony Corp subieron 4% después de que la compañía elevó este jueves sus perspectivas anuales y anunció que había vuelto a registrar utilidades trimestrales.

"Con la temporada de ganancias en Estados Unidos casi agotada, los inversores están aguardando con cautela los datos macroeconómicos de Estados Unidos, como PIB y empleo", dijo Yumi Nishimura, vice gerente general de Daiwa Securities Capital Markets.

"Las compañías exportadoras están reportando fuertes resultados para el periodo abril-junio, pero la incertidumbre continua para la segunda mitad del año pues cómo se mueva el yen tendrá un impacto enorme. Los comentarios de esas compañías han sido cautelosos y eso frena a los inversores de comprar acciones agresivamente", agregó.

El referencial Nikkei cerró el mes con un tono positivo, poniendo fin a una racha de tres meses con pérdidas gracias a que la temporada de resultados corporativos ayudó a impulsar el mercado.

El índice Nikkei perdió 158,72 puntos y cerró en 9.537,30, acercándose a su nivel de soporte a 9.500, que marca el promedio de movimiento de los últimos 25 días.

El Nikkei ganó 1,1% en la semana y terminó julio con una subida del 1,6%.