Londres. Mineras y bancos europeos contribuían el martes a que las acciones mundiales prolongaran su buen comienzo de año, mientras que el dólar buscaba su cuarto día de avances en una jornada en la que los inversores esperaban el discurso sobre el Estado de la Unión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El giro hacia la cautela que dio la Reserva Federal el mes pasado seguía impulsando el apetito por activos más riesgosos, aunque también había varios factores que favorecían los movimientos excesivos.

El reporte que indicó que el gigante petrolero BP duplicó sus ganancias y otra subida durante la noche de los precios del crudo impulsaban un 1,5% al sector del gas y el petróleo.

Las mineras también trepaban con fuerza, mientras los operadores asimilaban las noticias de que Brasil ordenó a Vale, el mayor extractor mundial de mineral de hierro, que cerrara ocho de sus represas tras el fatal colapso de un dique que habría acabado con la vida de más de 300 personas el mes pasado.

Los precios del mineral de hierro se dispararon un 14% a fines de la semana pasada anticipándose a la decisión de las autoridades brasileñas y están rondando ahora cerca de máximos de dos años.

Los precios del mineral de hierro se dispararon un 14% a fines de la semana pasada anticipándose a la decisión de las autoridades brasileñas y están rondando ahora cerca de máximos de dos años.

China y grandes partes de Asia estaban cerradas por las celebraciones del Año Nuevo Lunar, pero los pocos mercados que abrieron operaron al alza. El promedio japonés Nikkei tocó su nivel más alto en siete semanas antes de bajar y cerrar con un leve declive.

En Wall Street, el índice S&P 500 cerró con avances el lunes, liderados por los papeles tecnológicos e industriales.

Las acciones europeas seguían subiendo, lo que llevó el indicador mundial MSCI a un máximo de dos meses. El pasado enero fue el mejor jamás registrado, con una mejora superior al 13% desde un mínimo de casi dos años tocado a fines de diciembre.

Tras pausar su ciclo de alzas de las tasas de interés la semana pasada, la Fed dio el inusual paso de emitir un comunicado en la noche del lunes en el que dijo que su presidente, Jerome Powell, dijo a Trump y al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, que "la senda de política dependerá por completo de la información económica entrante".

El índice dólar, que compara al billete verde con seis destacadas monedas, subía levemente a 95,916, tras ganar un 0,27% en la víspera, ya que los inversores seguían aprovechando el impulso aportado recientemente por el sólido reporte de nóminas y un sondeo manufacturero.

El euro se debilitaba ligeramente, a US$1,1420, después de que datos que mostraron que el crecimiento de los negocios en la zona euro casi se estancó en enero, lo que alejó a la divisa continental del máximo de tres semanas establecido la semana pasada, a US$1,15405.

La atención de los operadores estaba cambiando ya hacia el aplazado discurso sobre el Estado de la Unión de Trump, previsto para las 21.00 hora local (0200 GMT del miércoles), así como las cifras de ISM sobre el sector manufacturero de Estados Unidos, que también se conocerán más tarde en el día.