Londres. Los mercados bursátiles repuntaban este viernes luego de sus fuertes pérdidas recientes, alejándose de mínimos de tres años luego de que bancos centrales y gobiernos prometieron enormes cantidades de efectivo para reducir el impacto de la epidemia del coronavirus.

Las acciones subían al inicio de las operaciones en Europa y el índice STOXX 600 trepaba casi un 5%.

El FTSE de Reino Unido ganaba un 4%, el DAX de Alemania subía 6%, el CAC 40 de Francia avanzaba un 5,86%, mientras que el IBEX de España ascendía un 3,8% y las acciones italianas tenían un alza de 3%.

El índice global de MSCI, que sigue las acciones de 49 países, ganaba un 1,5%. No obstante, en una señal de los profundos daños causados en las acciones globales por la epidemia hasta el momento, el índice sigue rumbo a cerrar la semana con una caída de casi un 9%, sumándose al desplome de 11,1% de la semana pasada.

En los mercados cambiarios, el dólar perdió algo de impulso después de tocar máximos de más de tres años esta semana, debido a que los inversores vendieron muchos activos en favor de la moneda de reserva del mundo.

Los minifuturos del S&P 500 de Estados Unidos también apuntaba a una sesión positiva, con un alza de un 3,5%.

Mientras la propagación del coronavirus ha detenido a gran parte del mundo, los países han inyectado masivas cantidades de estímulo en sus economías, mientras los bancos centrales han inundado los mercados con dólares baratos para aliviar las tensiones de financiamiento.

El Senado de Estados Unidos debatía un paquete de más de US$1 billón que incluiría ayuda financiera directa para los estadounidenses, asistencia para las pequeñas empresas y medidas para estabilizar la economía.

Fuentes dijeron a Reuters que China se preparaba para liberar billones de yuanes en estímulo fiscal para revivir a una economía que enfrenta su primera contracción en cuatro décadas, aunque el viernes el país sorprendió a los mercados al mantener su tasa de interés estable.

En los mercados cambiarios, el dólar perdió algo de impulso después de tocar máximos de más de tres años esta semana, debido a que los inversores vendieron muchos activos en favor de la moneda de reserva del mundo.

El euro subía un 0,85% a US$1,0781, pero seguía cerca de mínimos de tres años tras haber perdido más de un 3% en lo que va de la semana, su caída más profunda desde mediados de 2015.

La confianza era fortalecida por un repunte de los precios del petróleo durante la sesión en Asia. El crudo de Estados Unidos subía un 7% a 27 dólares por barril, desde un mínimo de cerca de 20 dólares, mientras que el Brent operaba en US$30.

Después de subir más de 100 puntos básicos en nueve sesiones, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años se estabilizaban en torno a 1,0501%.

El alza del dólar ha vuelto al oro más costoso para los tenedores de otras monedas. Si bien el viernes subía a US$1.503,78 la onza, ha perdido cerca de un 1,6% en la semana.