Londres. Las acciones mundiales caían el miércoles por quinta jornada consecutiva, mientras que un activo de refugio como el oro volvía a acercarse a máximos de siete años y el retorno de los bonos estadounidenses operaba cerca de récords mínimos por el temor a una posible pandemia de coronavirus.

El rendimiento de la deuda gubernamental estadounidense operaba cerca de los récords mínimos tocados en la víspera, cuando los índices de Wall Street perdieron más de un 3% por las noticias de que el coronavirus seguía propagándose y decenas de países, desde Corea del Sur a Italia, aceleraban sus medidas de emergencia.

"El patrón de China para contener el virus fue restringir la actividad económica y eso es lo que está causando un impacto a nivel local. Los mercados temen que haya cierres secuenciales de sistemas económicos para detener la propagación", dijo Salman Ahmed, estratega jefe de Lombard Odier.

El temor a un grave perjuicio económico, incluso a una recesión, envió al índice mundial de acciones de MSCI hasta mínimos de dos meses y medio, perdiendo unos US$3 billones de valor solo esta semana.

Las dudas sobre el crecimiento económico se veían reflejadas en el fuerte desplome del rendimiento de los bonos, destacando un declive de 60 puntos básicos en el retorno de los papeles a 10 años desde el comienzo del año.

Las acciones asiáticas excluyendo Japón cedieron un 1%, mientras que Tokio cayó un 0,8% por preocupaciones acerca de que el virus pueda obligar a cancelar los Juegos Olímpicos, programados para julio.

Un índice paneuropeo de acciones cedía un 1% y los futuros de Wall Street bajaban cerca de un 0,8%.

Las dudas sobre el crecimiento económico se veían reflejadas en el fuerte desplome del rendimiento de los bonos, destacando un declive de 60 puntos básicos en el retorno de los papeles a 10 años desde el comienzo del año.

El rendimiento de los papeles estadounidenses a 10 y 30 años rondaba cerca de récords mínimos y otros activos de refugio como la deuda alemana también vieron cómo el retorno de sus notas a 10 años tocaba su cota más baja en cuatro meses, por debajo de -0,5%.

Analistas destacaron el aumento de las apuestas a nuevas rebajas de las tasas de interés, así como de las expectativas de más medidas de política monetaria para frenar una posible recesión.

Estas expectativas afectaban al dólar, que seguía depreciándose ante el yen tras tocar recientemente su máximo en 10 meses, a 112,23 yenes. En su última cotización, operaba en torno a los 110 yenes.

El billete verde también bajaba desde los máximos de casi tres años frente al euro tocados el 20 de febrero y operaba estable frente a una cesta de seis destacadas monedas.

La búsqueda de seguridad también impulsaba un 1% al oro, a cerca de US$1.650 la onza, en camino nuevamente al pico de siete años de US$1.688,66 tocado el lunes.

A las 1037 GMT, los futuros del crudo referencial Brent caían un 1,33%, a US$54,22 el barril.