Sao Paulo. El principal índice de la bolsa paulista mostraba debilidad este miércoles y continuaba con el ajuste iniciado en la jornada anterior tras alzas récord a comienzos de año.

A las 1455 GMT, el referencial Bovespa retrocedía 0,87% a 78.178,71 puntos. En el mercado cambiario, el real se depreciaba un 0,05%, a 3,2472 unidades por dólar.

La ausencia de noticias positivas daba respaldo al ajuste que comenzó luego del reciente avance que llevó al índice a renovar máximos récord tras 11 alzas consecutivas, rompiendo incluso la barrera de los 79.000 puntos.

No obstante, agentes del mercado se mantenían optimistas sobre las acciones y consideraban que el ajuste era temporal, mientras conservaban perspectivas alcistas tanto a nivel local como internacional.

En el frente interno, la proyección es que continuará la recuperación de la economía y las tasas de interés bajas, escenario favorable para el mercado de renta variable. Aunque la inflación oficial mostró una aceleración mayor a la esperada, no fue suficiente para alterar las expectativas a mediano plazo.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) subió un 2,95% el año pasado, la tasa anual más baja desde 1998 y bajo la meta de 4,5% anual, más/menos 1,5 punto porcentual, informó este miércoles el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Las acciones de Petrobras cedían hasta 0,3%, en un movimiento de ajuste tras alzas recientes, mientras que las de la minera Vale caían 0,9%, en una sesión de pocos cambios para los contratos de futuros del mineral de hierro en China.

Por su parte, los títulos de JBS retrocedían 0,2%. Las acciones de Bradesco bajaban 0,8% y las de Itaú Unibanco caían 0,5%, lo que contribuía al lastre del Bovespa debido a su peso en su composición.