Londres. Las acciones europeas imitaban el alza de sus pares asiáticas el martes, gracias a apuestas de inversores a que posibles medidas de estímulo monetario y fiscal podrían ayudar a frenar una gran desaceleración económica mundial.

Tras una agitada primera mitad de agosto en la que los inversores liquidaron acciones y compraron deuda gubernamental y otros activos seguros, esta semana volvió algo de calma a los mercados. Los operadores recibieron con agrado las noticias referentes a un mayor estímulo procedentes de China y Alemania.

El índice paneuropeo STOXX 600 ganaba un 0,2%, el DAX alemán mejoraba un 0,1% y el FTSE británico avanzaba un 0,36%.

El índice mundial de acciones MSCI, que incluye títulos de 47 países, subía un 0,1%, prolongando el avance del lunes.

En los mercados energéticos, los precios del crudo subían levemente por la mejora del optimismo del mercado. A las 1039 GMT, el Brent ganaba un 0,03%, a US$59,76 el barril, tras trepar un 1,88% este lunes.

El foco inmediato será la publicación el miércoles de las minutas de la última reunión de la Reserva Federal, el seminario del banco central en Jackson Hole y la cumbre el fin de semana del G-7, que darían pistas sobre los pasos adicionales que podrían adoptar las autoridades para impulsar el crecimiento.

Los activos considerados seguros, donde se refugiaron en masa los asustados inversores la semana pasada, vieron cómo sus precios se estabilizaban este martes.

El rendimiento de los bonos mejoraba de forma marginal, pero seguía por debajo de los máximos de tres años de la semana pasada. El retorno de los Bunds a 10 años caía 2 puntos básicos, al -0,67%, por encima del récord mínimo del -0,727%.

Asimismo, el rendimiento de los papeles del Tesoro a 10 años cedía 2 puntos básicos, al 1,582%, también por encima de recientes mínimos de tres años.

Los precios del oro al contado trepaban un 0,4%, a US$1,501 la onza, tras haberse desplomado un 1,2% el lunes, su mayor descenso diario en cerca de un mes.

El yen, una moneda popular entre los inversores que buscan seguridad, avanzaba un 0,2%, a 106,41 unidades por dólar, pero seguía lejos de los máximos de 105,05 vistos en la semana previa. El euro cotizaba con escasos cambios frente a su par estadounidense, a US$1,1075.

En los mercados energéticos, los precios del crudo subían levemente por la mejora del optimismo del mercado. A las 1039 GMT, el Brent ganaba un 0,03%, a US$59,76 el barril, tras trepar un 1,88% este lunes, y el West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) crecía un 0,14%, a US$56,29 el barril, tras dispararse un 2,44% en la víspera.