Nueva York. Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años bajaron este viernes desde máximos de casi siete años, porque se reactivaron las compras tras la fuerte liquidación de esta semana generada por la preocupación sobre la inflación y el ritmo de endeudamiento del Gobierno.

Indicadores técnicos sugirieron que el mercado de bonos estaba sobrevendido desde diciembre. Los máximos de varios años impulsaron a algunos gestores de fondos a comprar deuda de largo plazo.

De todas formas, muchos operadores esperan que los precios de los bonos reanuden su caída, lo que apuntalaría los rendimientos del papel estadounidense a 10 años hacia un 3,25%, un nivel visto por última vez en mayo del 2011.

"Hay una tendencia alcista en cuanto a los rendimientos", dijo Larry Milstein, jefe de la firma R.W. Pressprich & Co en Nueva York. "Creo que los datos aún son bastante buenos. Hacen pensar que la economía tiene un buen desempeño", agregó.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años cayó 4 puntos básicos en 3,071% luego de haber tocado un 3,128% en las operaciones en el exterior, un máximo desde julio del 2011, de acuerdo a datos de Reuters.

En la semana, el retorno de la deuda a 10 años marcó un alza de 10 puntos básicos, su mayor ganancia semanal en un mes.

Los rendimientos de los bonos del Gobierno a dos años bajaron 2 puntos base a 2,553%, retrocediendo desde un máximo de casi una década de 2,598 por ciento alcanzado el jueves.

La rentabilidad del título a 2 años anotó su sexta semana de ganancias, la racha de avances más prolongada desde las 10 semanas consecutivas de aumentos vistas en el cuarto trimestre del 2017.

Finalmente, los retornos de la deuda a 30 años llegaron a 3,264% el viernes, un nivel no visto desde octubre del 2014, para su mayor alza semanal desde inicios de febrero.