Londres. En mercados tranquilos el cuádruple vencimiento suele pasar inadvertido, pero algunos actores esperan que la maduración simultánea el viernes de las opciones y contratos de futuros estadounidenses puedan devolver algo de racionalidad a los mercados bursátiles.

El vencimiento de opciones sobre acciones, futuros de índices de acciones y contratos de opciones de índices el tercer viernes del último mes de cada trimestre suele anticipar operaciones caóticas y volatilidad, debido a que los inversores se deshacen de posiciones viejas y toman otras nuevas.

Pero después del más violento derrumbe en la historia de los mercados bursátiles, algunos operadores dicen que esos vencimientos podrían dar algo de alivio, ya que la salida de gran cantidad de posiciones cortas podría retirar parte de la reciente presión vendedora.

Un aumento de los contratos de futuros de índices a máximos de varios años antes de la liquidación apuntaba a que los inversores se habían vuelto más sensibles a los movimientos de precios y el impacto en estos contratos.

Por ejemplo, el total de contratos derivados en circulación con vencimiento en marzo de los populares futuros del S&P 500 está en su mayor nivel en tres años, lo que indica que las apuestas apalancadas sobre las acciones estadounidenses han crecido rápidamente en los últimos meses.

Si bien esas posiciones se pueden renovar o vender sin problemas en mercados tranquilos, esto puede volverse muy difícil en un mercado volátil donde la variación promedio diaria del índice es superior al 2,5%, la más alta desde la crisis financiera global de 2008.

Eso hace difícil el trabajo de los operadores que deben asegurarse de que la sensibilidad del precio de un derivado a cambios en el mercado subyacente tenga una relación de uno, o "delta uno", ya que deben operar gran cantidad de acciones para garantizar que la relación se mantenga.

Analistas de mercado esperan que cerca de un 40% se renueve durante las horas del vencimiento cuádruple y eso debería llevar algo de calma a los mercados.

Otros, sin embargo, como Marija Veitmane, estratega de State Street Global Market, dicen que es muy pronto para decir si los mercados han tocado fondo debido a que un índice interno de fragilidad del mercado aún está en máximos.

"El mercado está extremadamente estrecho e impulsado por el pánico, así que sospecho que esos movimientos volátiles seguirán con nosotros por un tiempo", dijo Veitmane.