Hong Kong. Las bolsas en Asia bajaron este viernes, debido a que los temores de que un reporte del PIB de Estados Unidos sorprenda a la baja y los comentarios de un funcionario de la Reserva Federal dieron razones a los inversores para recoger beneficios del repunte visto este mes.

El dólar seguía cerca de un mínimo en tres meses contra una canasta de divisas antes del reporte del Producto Interno Bruto estadounidense en el segundo trimestre, que se dará a conocer a las 1230 GMT, tras una serie de datos que el mes pasado no cumplieron con las expectativas del mercado.

Economistas pronosticaron que el crecimiento en Estados Unidos se habría desacelerado a 2,5% en el trimestre abril-junio desde 2,7%  en el primer trimestre. Pero persisten las preocupaciones de que los datos podrían ser peores.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas retrocedía 0,5%, con los títulos de tecnológicas y de productores de materias primas exhibiendo los peores desempeños.

En tanto, las acciones del sector de consumo masivo recibieron un impulso por los robustos resultados de Sony Corp.

El referencial excluyendo a Japón suma este mes un avance cercano a 7%  gracias a que los flujos estables hacia los fondos de Asia continuaron durante julio.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con una pérdida de 1,6%, debido a que las señales de que la recuperación en Estados Unidos se está debilitando contrarrestaron las sólidas ganancias domésticas.

Las acciones de Samsung Electronic, el mayor fabricante mundial de chips de memoria, cerraron 2%  a la baja por la inquietud sobre su pronóstico luego de que la firma advirtió respecto a una debilidad en sus márgenes, lo que arrastró a los valores en Seúl.

El dólar retrocedió a un mínimo en ocho meses contra el yen, golpeado por las ventas de exportadores japoneses y por la preocupación sobre la recuperación económica estadounidense.

El débil crecimiento del mercado laboral estadounidense, marcado por una tasa de desempleo de 9,5%, es el mayor obstáculo para la recuperación de la economía tras la recesión más brutal desde la década de 1930.

Los fondos bursátiles de Asia -excluido Japón- absorbieron más de US$1.000 millones en la semana que concluyó el 28 de julio, su mayor flujo de ingresos en 14 semanas, con los fondos chinos disfrutando su mejor momento desde mediados de abril, según datos de la firma EPFR Global.

Los precios del crudo estadounidense tomaron un respiro luego de las sólidas ganancias de la sesión anterior y se movían cerca de US$78 el barril y el oro avanzaba, pero el volumen de negocios era reducido en ambos mercados porque los inversores aguardaban los datos del PIB estadounidense.